América

Nacho Ambriz asegura: las exigencias en América lo han fortalecido

Mexico, 2015-09-05 21:24:42 | Alfonso Ruiz

DESPUÉS de un inicio incierto en el Torneo Apertura 2015 con dos derrotas consecutivas, frente a Puebla y Atlas, las Águilas del América encontraron la ruta perfecta y ahora el equipo de copa registra siete triunfos consecutivos, cinco en la Liga MX y dos más en la Concachampions; sin embargo, el técnico Ignacio Ambriz considera que todavía falta para ganarse la confianza de los miles de seguidores de su equipo.

“Eso es muy difícil, estamos en el América. Cada día hay mucha exigencia, ahora la exigencia es más grande porque ahora van a creer que tan fácilmente el equipo puede golear a todos, que estamos para ser superiores al rival, y yo creo que no. Creo que ahora es cuando debemos tener los pies sobre la tierra, pensar en el partido que sigue, y el que sigue es Tigres. La única palomita que te ponen en el América es ser campeón, lo demás no existe para el América o para el americanismo que así lo exige. Eso a mí me ayuda para no dormirme en mis laureles y seguir trabajando”, destacó en entrevista con TD.

Confesó que, ante las descalificaciones que hubo hacia su persona antes de comenzar a trabajar, prefirió mantenerse un poco alejado de ese tema. “Es cierto que me mantuve mucho al margen de eso. No leí lo que se decía de mí, gente cercana a mí me comentaba, me hacía uno que otro comentario, pero al final me fortaleció todo eso, cuando están en contra tuya te fortalece, es como cuando vas a la casa de un rival que no te quiere, que hacen que tú juegues mal, dices: ‘Voy a demostrar las cosas que yo sé hacer’”.

Tras dirigir en la Liga MX a las Chivas, Querétaro y Puebla, comentó que al llegar al América encontró la base para poder trabajar y darle continuidad al proyecto de la directiva. “Un elemento muy importante, la continuidad de un equipo que no lleva seis meses. Algunos llevan tres años, algunos dos años juntos. Llegué a un equipo armado que difícilmente me había tocado en Querétaro, que empecé a armar; en San Luis, que empezamos a armar poco a poco; en Guadalajara, que era un equipo joven todavía, pero aquí llegas a un equipo que sabe lo que es defender los colores del América, sabe cómo corregir dentro de la cancha, que es lo que les pido, parte de la labor de ellos en la cancha, les doy cierta libertad de poder corregir hasta el mismo parado del equipo, y eso a un entrenador le ayuda mucho. Y no te voy a negar también que Miguel (Herrera) hizo un gran trabajo; Mohamed, ni te cuento, y Matosas también, todos fueron campeones. Entonces, ¿qué haces como entrenador?, aprovechas  esas inercias para poder hacer que el equipo se mantenga en los primeros lugares”.

Sabe que al llegar a la organización de las Águilas las exigencias son desde el primer día de trabajo. “Creo que al final es un cariño que le empiezas a tener, empiezas a entender al americanismo. Entiendes por qué es orgullosa, por qué es exigente, porque yo comento que cuando tú juegas contra el Morelia pues no pierdes ante Morelia, pierdes contra 17 equipos más, hablando de la afición, porque están toda la semana de alguna u otra forma están fastidiando. Pero sí le tomas cariño porque sales a la calle y la gente te está diciendo: ‘Profe, necesitamos ganar, ser campeones, necesitamos otra vez ser ese América agresivo que ataca, que defiende bien’. Lo notas y esa exigencia siempre es importante para uno como entrenador, saber que estás en un equipo que lo amas o lo odias y en alguna forma empiezas a tomarle cariño, porque llego desde las ocho de la mañana, me voy a las tres de la tarde. Convivo con todos, con los jardineros, cocineros, veo entrenamientos de las fuerzas básicas, y empiezas a tomarle cariño al equipo”.

Finalmente, Ambriz dijo que definitivamente en México el América es el rival a vencer de todos los equipos. “En este equipo no hay rivales fáciles, te lo comento, yo como alguien que jugó y dirigió en contra de este equipo, todos los equipos te juegan a su máxima capacidad. El equipo va bien, hay buen compañerismo entre ellos. Esa gran humildad que hoy el equipo está mostrando, porque si me hablas de un rival, creo que el rival somos nosotros mismos, de seguir manteniendo la humildad y el trabajo para hacer las cosas bien”.