Entre rompimientos, desacuerdos y malos resultados, pobres Chivas

Mexico, 2015-09-14 19:11:58 | Redacción ESTO

A.G. GONZÁLEZ

LA historia reciente del Guadalajara se ha nutrido, de mala forma, de distanciamientos entre sus hombres importantes, malas decisiones en el terreno de juego y una pobreza en la sumatoria de puntos que los tiene de nueva cuenta como penúltimo lugar de la porcentual. Hoy las Chivas son un polvorín.
El mejor torneo del Guadalajara en medio de esta lucha por mantenerse en primera división lo había obtenido con el Chepo, quien logró 26 unidades en el pasado Clausura 2015 para no solamente mantener al equipo en el Máximo Circuito, sino además lo metió a semifinales tras ser quinto lugar.
Pero algo sucedió con vistas al presente Apertura que las cosas se transformaron radicalmente y no solamente desde la cancha. El trabajo en el escritorio volvió a comprometer el destino de esta institución, que ahora ha vuelto a sufrir uno de esos cambios de timón que tienen disgustada a su afición.
De la Torre, el técnico, dirigió 30 partidos (34 si se agrega la Liguilla) con 10 ganados, para tener una efectividad del 43 por ciento que cualquier otro entrenador firmaría sin problemas, aunque esto no es suficiente para un equipo como Guadalajara.
Es cierto que los números del Chepo en esta campaña no son halagadores con cinco derrotas, un empate y dos victorias después de las primeras ocho jornadas disputadas. Pero entonces también surge la pregunta de quién más debe salir de esta institución luego de la mala planeación que se hizo en cuanto a refuerzos.
La figura de Néstor de la Torre, quien volvió como presidente del club, ha perdido fuerza ante los ojos de Jorge Vergara, quien preocupado por las constantes derrotas del equipo comenzó a tener desacuerdos con el mayor de los De la Torre e inició con la idea del cambio de entrenador, que finalmente se ha dado.
Matías Almeyda será el técnico número 25 en la época de Jorge Vergara, quien ha gastado más en liquidaciones (por ejemplo la de Johan Cruyff y José Manuel de la torre), que en lo que le hubiera costado un buen refuerzo para la delantera de un equipo que sufre por las malas decisiones de años atrás.
El nombre de Almeyda ya había sonado para un equipo del balompié mexicano, justo después de la renuncia de Pedro Caixinha a Santos. El argentino estuvo entre los candidatos para llegar a La Comarca, aunque en esa ocasión no se concretó su arribo. Para su posible llegada a Chivas, Vergara se saltó la autoridad de Néstor de la Torre y solamente encaminó al argentino con el presidente del equipo para que arreglaran las cuestiones del contrato que consta de dos años.
Esta situación molestó a Néstor, quien además de que luchó por la permanencia de su hermano al frente del equipo, ahora tiene que pagar las malas decisiones que tomó en el draft con la salida de algunos elementos y la poca fuerza que tuvo al buscar refuerzos, por lo que pronto podría también dejar su puesto en el Guadalajara.