Katy Perry clausuró Rock in Río

Mexico, 2015-09-29 09:28:17 | Redacción ESTO

RÍO DE JANEIRO (EFE).- La cantante Katy Perry echó ayer el cierre al festival de música Rock in Río con un espectáculo lleno de energía y una escenografía impecable, que incluyó todas sus canciones más famosas e hizo vibrar al público presente en la ‘Ciudad del Rock’ en Río de Janeiro.
La estadounidense, que tras actuar antes de Rihanna en la edición de 2011 llegaba en esta ocasión con el cartel de gran estrella, no decepcionó a la audiencia carioca y les ofreció desde el primer minuto justo lo que ésta quería ver.
Su canción ‘Roar’, incluida en su último álbum, ‘Prism’ (2013), supuso el comienzo de un show en el que Katy Perry fue ofreciendo uno tras otro todos sus grandes éxitos.
‘Wide Awake’, ‘Dark Horse’, ‘E.T.’ o ‘Kissed A Girl’ generaron el fervor de una audiencia que no podía disfrutar más ni de las canciones ni de las teatrales puestas en escenas, cambios de vestuario del antiguo Egipto incluidos, ni de una coreografía animada por numerosos bailarines.
A mitad de concierto, la artista regaló a los presentes unos minutos de cierta intimidad, con canciones como ‘By The Grace Of God’ y ‘Unconditionally’.
Pero Katy Perry, que había dejado claro desde el principio que había venido a Río para protagonizar una ‘gran fiesta’, pronto volvió a su espectacular puesta en escena con canciones como ‘This Is How We Do’ y ‘Teenage Dream’.
El cierre, que sirvió de broche de oro tanto a su actuación como al Rock in Rio llegó con la popular ‘Firework’, que encendió a una audiencia que se había pasado toda la noche coreando los estribillos de los temas de la cantante estadounidense.
Los otros grandes protagonistas del día, los noruegos A-Ha, que al igual que el Rock in Rio celebran este año su treinta aniversario, llegaban a la ciudad dentro de su gira ‘Cast In Steel’ para tocar por segunda vez en el festival -la primera fue en 1991- y presentar así el correspondiente álbum homónimo, recién publicado.
Tanto el cantante de A-Ha, Morten Harket, con algunas palabras en portugués, como el propio sonido de la banda, tan característico de los años 80, cautivaron a una audiencia que se entregó a sus baladas clásicas, como ‘Cry Wolf’, ‘Hunting High And Low’ o ‘Crying In the Rain’, alternadas inteligentemente con canciones de su último disco.