Con el santo de espaldas; vaya tarde para "El Payo"

POR MIGUEL ÁNGEL GARCÍA
FOTO: ALEJANDRO VILLA

PUEDE todo estar en contra.
Hay tardes en que el simple hecho de que el viento flamee la muleta es motivo de rechifla.
No hubo materia de donde echar mano.
Y lo que salió mal, pudo haber sido peor.
Simplemente que la suerte no estuvo a favor.
¿Cómo hacerle cuando los toros no funcionan?
Su tercer toro, sexto de la tarde, fue regresado a los corrales por falta de trapío; salió uno de mejor lámina, pero más enterado que entendido.
En serio, cuando las cosas no resultan, nada, pero absolutamente nada saldrá bien.
Pero hay algo que Octavio García “El Payo” sí mostró: entrega, raza y disposición para buscar el triunfo.
Estos atributos los patentó en su segundo toro, bravo éste de Fernando de la Mora, al que literalmente le arrancó la oreja.
Lo peor del sorteo se lo llevó Octavio; no menos impropios el primero y segundo de Julián López, aunque su tercero, que hizo quinto de la tarde, vaya pedazo de toro que ejemplificó las cualidades de esta casa ganadera: bravura, calidad y nobleza. Cualidades que “El Payo” esta vez no vio por ningún lado.
El criador Fernando de la Mora ha lidiado uno de sus peores encierros, nada parecido a lo que se le conoce, pues su ganadería es una de las más importantes de México. Pero no siempre resulta el triunfo para los ganaderos.
Tarde muy nublada, la preocupación mayor era que lloviera.
Luego la apuración era el ganado, lo de menos era si llovía.
Y para rematar, Octavio se retiró con el terno tinto en sangre, luego de que su primer toro se lo echó a los lomos, provocándole incluso una hemorragia nasal.
Qué tarde para Octavio, de esas que es mejor olvidar, aunque por los pasajes que obtuvo ante su segundo enemigo las cosas no son tan peores. Y ante todo porque su entrega fue íntegra, nunca fue conformista, ya que en todo momento buscó hacer fiesta ante sus enemigos.
Julián López, por su parte, salió a hombros tras cortar dos orejas derivado de una faena meritoria, aunque en cierta manera exagerada en premios por parte del juez. Y lástima que pinchó ese tercer toro, que fue extraordinario, de lo contrario y con toda seguridad, Chucho Morales, quien ocupó el biombo, le hubiera dado la res completa.
Con orejas de más o de menos, Julián está hecho por lo que ha luchado toda su vida: una gran figura del toreo.
Resta decir que el encierro de Fernando de la Mora estuvo bastante terciado, el quinto y el séptimo han sido los mejores presentados, el resto prácticamente fue pitado. La verdad es que, señores toreros, no hacía falta ese renglón en esta tarde, ustedes pueden con toros más hechos.
Resta aún camino en la Temporada Grande para Octavio García, quien esperamos tenga mayor suerte para la próxima, pues algo de lo que podemos estar seguros es que este torero será uno de los grandes triunfadores del Serial Mayor. De eso no hay duda, sabemos de sus capacidades.
Se llenó el numerado. Van dos entradas así, de tres festejos que se han celebrado, lo cual es un respetable balance.

El rejoneador Enrique Fraga suma 30 años de maestría

Como ganadero de lidia e instructor de toreros de a caballo, volvió a su tierra natal

Por segundo año consecutivo, cancelan Feria de San Marcos

El gobernador de Aguascalientes, Martín Orozco Sandoval, informó sobre la decisión debido al Covid-19

El novillero Issac Fonseca continúa su preparación en España pese al invierno

El joven considera que lo mejor de su carrera en los cosos está por venir

Ganaderos buscan alternativas para realizar su asamblea anual

La pandemia obligó a acortar la industria taurina, señaló el presidente de los criadores de lidia

LO ÚLTIMO
LO MÁS VISTO
NEWSLETTER ESTO
NOTICIAS
<