“Bandido” Vargas y su asalto decisivo

POR JOSÉ LUIS CAMARILLO

EL ecatepense Francisco “Bandido” Vargas no termina de recibir reconocimientos que le ocupan gran parte de su vida diaria desde que regresó investido como rey universal superpluma del WBC.
El “Bandido” se dio tiempo para presentarse este jueves en ESTO y saludar a nuestro Director, Salvador Aguilera González, y a la Subdirectora Rosalinda Coronado, quien escribió distintas crónicas de su trayectoria amateur que culminó al asistir a los Juegos Olímpicos de Beijing 2008.
Francisco traía su cinturón verde y oro personalizado. Es decir, con su fotografía en una de las cerámicas, junto a las imágenes de Muhammad Alí y don José Sulaimán, y las de los legendarios campeones de su división, Alexis Argüello y Azumah Nelson.
Una de las preguntas más insistentes son acerca del electrizante ataque que le permitió noquear al zurdo japonés Takashi Miura en el noveno round, para revertir una lastimosa situación al exhibir feas cortadas en el pómulo derecho y la ceja del mismo lado, y dar la apariencia de “estar listo” para que el asiático le diera la puntilla.
Al reiterar que el médico de ring, el comisionado y su propia esquina encabezada por el sargento Guillermo Becerril, le advirtieron durante el minuto de descanso hacia el noveno capítulo, de que el réferi Tony Weeks podría detenerle el combate, el “Bandido” comentó:
“Era una situación difícil, con varios factores en contra, pero tenía a miles de personas en la arena que estaban apoyándome, lo mismo que mi esquina, y principalmente que yo tenía en la mente siempre ser campeón y no me di por vencido. Estaba peleando y respondiendo. Al final del octavo round lo vi cansado. En dicho asalto, cuando me fui hacia atrás y me tambaleé, fue porque no planté bien el pie, pero Miura pensó que yo estaba lastimado y en el afán de noquearme, se vació. En el noveno round salí con todo y lo conecté bien; en esos momentos pensé ´está bien dañado, no tira, nada más me agarra’, y ya no lo dejé ir”.
Al remitirse a los momentos de esa dramática contienda celebrada en el Mandalay Bay de Las Vegas, acotó que “fue intensa, Miura venía para adelante; tuve que plantarme más, no es mi estilo, y resultó una guerra. Me quité muchas izquierdas que me tiró con todo. Aparte, la guardia zurda es incómoda. Sí, fue mi pelea más dura y comprobé que los japoneses se mueren en la raya. En el primer asalto pensé que podía terminarlo, pero se recuperó. Él presionaba y tenía que pararme a intercambiar. Comencé a tratar de pegar y moverme; eso me funcionaba, pero me cansaba más. Yo no veía mis cortadas, pero al final del octavo round me dijeron lo que pasaba y tuve que salir con todo a ese asalto final”.

A LOS 15 AÑOS
Vargas recordó que tenía 15 años de edad cuando comenzó a entrenar y pronto se vio en el gimnasio Nuevo Jordán, donde miró a Alejandro “Pollito” Galindo mientras aprendía a usar las manoplas junto a su abuelo, el reconocido entrenador Hilario Jiménez. Nunca pensó que el “Pollito” fuera a convertirse en el hombre que actualmente le venda los puños.
Interrogado cómo fue que prefirió el vendaje del “Pollito” pese a tener a su lado al famoso poblano Rafael García, quien vendaba las manos de Floyd Mayweather (además de ser especialista en cortadas del apodado “Money”), Francisco asentó: “El ‘Pollito’ ya me había vendado una vez y me gustó; ya me había acomodado con él”.
De todas formas, la intervención de Rafael García para tratar sus heridas también resultó fundamental.
El “Bandido”, de 30 años, nos visitó acompañado del mencionado “Pollito”, así como por su primo Gabriel Montiel Vargas y su compadre Noé Gómez Téllez. Este último evocó cuando lo convenció de no debutar como profesional, luego de que “por un punto” perdió la eliminatoria para asistir a los Juegos Olímpicos de Atenas 2004, y así permanecer otro ciclo olímpico para representar a México en Beijing 2008, como sucedió. Ahí, Vargas ganó su primer combate pero fue vencido en el siguiente por un púgil de Rumania.
“Sí, yo era inquieto y peleonero, pero mi decisión de dedicarme de lleno al boxeo fue porque un día vi los Juegos Olímpicos en televisión y estaban transmitiendo el boxeo de Sydney 2000. Tenía poco tiempo entrenando y me dije ‘quiero estar ahí alguna vez’. Ahora digo que me ayudó mucho mi etapa olímpica porque hice 150 peleas, la mayoría de ellas internacionales”.

MEJORES SUELDOS
Vargas remarcó que espera cobrar mejores bolsas y no rehuye a darle la revancha a Miura, aunque advirtió que “ahora soy el campeón y mi sueldo debe subir”. Insistió en sostener un pleito contra el vencedor entre Rocky Martínez y Orlando Salido, el cual le dejaría buenas ganancias. “No hay una revancha firmada con Miura, pero él era el campeón y ahora yo lo soy, y la cuestión económica tiene que cambiar”.
El “Bandido” nos contó que en días pasados asistió a un festejo en Los Ángeles y ahí estaba Yeyo Thompson, quien perdió una guerra de 12 episodios contra Miura, en Cancún. “Me dijo ‘tú si pudiste’; me felicitó y también me dijo ‘me la debía, tú se la cobraste’”.

“Mickey” Román concentrado en su objetivo

El mexicano sabe que tiene prohibido perder en su deseo por disputar el título del mundo.

LA Park quiere lucha de apuesta ante Rush

Cansado de las intervenciones de los réferis a favor de Rush, LA Park no aguantó más y lanzó el reto de máscara contra cabellera a su enemigo

Errol Spence y Carlos Ocampo libran la báscula

Los púgiles se declararon listos para disputar el título de peso welter de la Federación Internacional de Boxeo (FIB)

Cristian Mijares ansía dejar el boxeo con una victoria

Me tengo que despedir con una victoria del boxeo y agradecerle a mi gente todo el cariño", dijo el peleador mexicano

Newslwtter
NOTICIAS