Gaby Espino y Marjorie de Sousa, par de reinas

POR GRACIÁN DE HERRERA

LA mar recóndita de color turquesa junto a dos deidades venezolanas: Gaby Espino y Marjorie de Sousa.
Una singularidad dentro del mundo del modelaje y el espectáculo iberoamericano.

Es rarísimo juntar a dos soles que iluminen el mismo escenario, aunque ambas fueron inconfundibles en los melodramas de ese país.

Desde las profundidades más recónditas de historias que embelesan los sentidos en el más puro lenguaje de su perfección.

Recuerdo imborrable de dos reinas con el sello de la casa: altas, esbeltas e inconfundibles por su misma singularidad.

Gaby tuvo un paso fugaz en México, una mala experiencia la alejó de nuestras latitudes, y su domicilio actual lo tiene en Miami. Conduce un programa para la cadena Telemundo.

Marjorie disfruta de tierras aztecas y antes lo hizo en Estados Unidos, actúa en melodramas bajo su sello personalísimo. Ella tiene el don del canto de las sirenas y nos ahoga en el oceano de su cuerpo.
Ambas son reinas de la belleza latina.

Gaby, la trigueña de rasgos inconfundibles y Marjorie, la rubia de ojos miel y cabello exuberante.
Un hallazgo de sus primeros años de la vida pública, en su tierra natal, cuando lo sueños eran mar y cielo, en el puerto de las ilusiones, tan frágiles como su polaridad anunciada en un país donde las mujeres son parte de un jardín de rosas, en la noche de nuestros sueños.

La brasileña Thalita, lista para el Moto Fashion

Gisela Pineda, modelo de mujer

Theresa Goddard, una niña buena

La venezolana Aimé, "Miss perfección"

NOTICIAS
<