Javier Terán Hernández y su pasión por el Rey de los Deportes

Mexico, 2016-01-02 21:17:23 | Redacción ESTO

FOTO: ALBERTO MONTALVO

POR GUILLERMO MARTÍNEZ G.

CON elegancia y paso corto lateral, llegó un día al Hipódromo el equino King Famous.
Era guiado por su dueño Javier Terán.
Corría el año 2014. La pureza brillaba en el corcel.
Había sido comprado por el equipo Famous y preparado para competir. Eso lo supo el caballo desde que sintió las manos y el corazón de quienes pusieron en él sus esperanzas para ganar.
Fue un año de preparación, de cariños y excelente alimentación. King era apapachado, por lo que tenía que agradecer de alguna forma ese sacrificio de todo un grupo de personas. Entonces llegó a la competencia. Famous estabas entre los favoritos. Así que corrió ante la mirada sorprendente de todo Hipódromo que estaba a reventar, llevándose el Handicap de 2014 con todos los honres debidos.
Así cuenta la historia de su caballo el empresario Javier Terán, con emoción, con pasión, narrando todos los instantes principales de esa estupenda carrera que hizo King, el rey que continúa con el trono.
Pero además son cientos de historias que desde 1978 en que se dedicó a comprar caballos para correrlos. Cientos de fotos y anécdotas interminables ante un gran personaje que además fue campeón en el automovilismo y el squash.
Narrador de pasajes vividos en cada deporte al que se ha dedicado, ahora muestra lo de su caballo King, a un año de que se coronó campeón. Toda la preparación y ciencia que conlleva.
“Tener un caballo de gran calidad, es toda una vida dedicada al mismo. Es tremendo todo lo que hay alrededor para prepararlos y convertirlos en lo máximo. Por eso para mí cada competencias es un triunfo, porque hay muchas personas, factores y al final mucha suerte para que debuten y logren el título”.
Caballerango, entrenador, jinete, forman parte del grupo Famous, donde los principales son Javier Terán, su esposa Sandra, además de su hija Samantha Terán, y de las empresarias Mireya y Mayeli Quintanilla.
Miles de recuerdos van regresando a la memoria de Terán cuando muestra cada fotografía que conlleva una historia.
“Donde hay triunfos y derrotas. Es una adrenalina corriendo gran velocidad, además de familiar, es algo impresionante ver correr a diez caballos, y además de tratar de que no se peleen entre ellos, ya que sienten quien en su principal rival. Los caballos lo sienten, lo vibran, por lo que además la astucia del jinete debe ser al instante. Y todo eso se disfruta intensamente”.
Así transcurre el tiempo, los minutos que se desea sean interminables para seguir escuchando las aventuras vividas por Javier Terán, el amante del deporte de los reyes, del automovilismo, y el squash y de la amistad.