El arte de la seducción

Mexico, 2016-01-13 09:02:13 | Redacción ESTO

POR GRACIÁN DE HERRERA

MARAVILLADO por la magia de los vestidos de noche y el esmero de las mujeres por el uso de la lencería que vaya acorde para la ocasión, la llegada del Año Nuevo tuvo a bien mostrar un ramillete de encantadoras modelos que se entregan a esos detalles que resultan casi siempre placenteros a la vista de quienes reconocen el gusto y estilo de la indumentaria femenina.
Es recomendable hacerse experto en regalar a la amiga, novia, parejas o esposas lencería que le agrade, porque finalmente ellas se interesan mucho en este particular ámbito de la moda. No es en vano que grandes casas diseñen espectaculares atuendos que llegan a costar miles de dólares, si los encajes llevan piedras preciosas que brillan a la luz de las velas para una ocasión especial.

Lo importante es el buen gusto y la talla indicada, los encajes, las medias, el liguero, el brassiere deben hacer juego. La combinación depende del atuendo exterior y para ello también es importante tener anotadas las fechas especiales: cuándo se conocieron, el día de su cumpleaños, el primer beso, el día del compromiso, en fin cada quién conoce a la mujer amada y la manera de expresarlo a través de estos detalles.
Para una chica las medias de seda, un liguero y una caja de chocolates despertarán las emociones más intensas y encontradas dentro de su sexto sentido. La química brotará como la fuente de Trevi y quedará como un caballero.
No son muchos los colores en realidad dentro del ámbito de la lencería y los más usuales colores son los tonos pastel o neutros, de copa o media copa, de abertura de frente o atrás, lo importante es conocer tallas. Lo ideal sería con el simple cálculo poder comprar tan delicadas prendas o en su defecto preguntar de una manera discreta para no incomodar a la dama.
El arte de un seductor depende enteramente del conocimiento que tiene de la mujer y no hay quien se resista a los presentes tan sugerentes y puede ser un premio a la inventiva, el buen gusto y tampoco deja de ser un detalle juguetón y atrevido. Ellas se lo agradecerán.