"The Revenant”, cruenta batalla de supervivencia

Mexico, 2016-01-14 09:24:58 | Redacción ESTO

POR ALMA ROSA CAMACHO

HONOR, lealtad, dignidad, familia y sobre todo la no traición. Estas son las cualidades o aptitudes rectas que ni en situaciones inhóspitas se deben de perder, como lo expone la nueva cinta de Alejandro González Iñárritu, titulada “El renacido” (“The revenant”), que estelariza Leonardo DiCaprio, la que llega en su estreno en México el próximo viernes 22, ya con tres Globos de Oro ganados -mejor película, dirección, mejor actor-, y ocho nominaciones a los Bafta, además de ser favorita con 12 nominaciones a los Oscar.
Realmente es una dramática historia basada en la vida real de “Hugh Glass”, hecha literatura por el escritor de novela Michael Punket y transportada a la cinematografía en su máxima crudeza y hostilidad que es el ambiente en que se desarrolla parte de la vida laboral de este hombre “trampero”, que se involucró sentimentalmente con una nativa, procreando a su hijo mestizo “Hawk”.
En esta producción fílmica estadounidense dirigida por el cineasta mexicano Alejandro González Iñárritu, “Glass”. (DiCaprio), al encabezar una cuadrilla de cazadores de animales de los que buscan comercializar sus pieles por las que les pagaban cuantiosas sumas de dólares, ni idea tenía de la deslealtad de su compañero John Fitzgerald (Tom Hardy), quien a lo largo de la trama no sólo lo trata de matar ahogándolo con un trapo en la boca, sino que lo entierra en un hoyo que cavó en la zona montañosa donde se encontraban, además de que le arrebató la vida a su primogénito “Hawk”, por quien “Glass” vuelve a la vida para tomar venganza contra este ser traidor.
En esta atmósfera de montañas cubiertas de nieve, ríos congelados que mayormente se vislumbran en época de invierno y torrenciales lluvias como se da en la región de Kananaskis, de Calgary Canadá; como el Valle Bow en Alberta -la escenografía natural-, se realizó la más cruenta batalla de supervivencia de “Glass”, por los litros de sangre que emanó en su exterior, que con un cuerpo en su interior podrido por las heridas del oso, está situada en Estados Unidos “en la América Salvaje” donde dominaban los indios de diferentes tribus, clamando justicia por sus tierras arrebatadas por los blancos.
Tras ser atacado por un gigantesco oso, “Glass” ocasiona al equipo que su andar por las montañas sea dificultoso aunado al clima. Entonces el capitán al mando le pide a Fitzgerald como a otros compañeros, que incluye a “Hawk”, que cuiden a “Glass”, quien presenta un cuerpo sangrante con muchas heridas, incluyendo la garganta abierta que lo llevó a perder el habla, tras ser herido con las garras y la fuerza del oso.
“Fitzgerald”, sacando el cobre de no ser tan leal al grupo ni mucho menos a “Glass”, lo intenta matar ahogándolo con un trapo en la boca, en ese momento su hijo “Hawk” lo ve y se le echa encima, para provocar que “Fitzgerald” le encajara un puñal en el estómago a “Hawk”. Todo esto lo veía con sus ojos azules “Glass” y luego este padre que perdió a su primogénito fue semienterrado en un hoyo, del que sale a rastras para clamar venganza a causa del antivalor de su supuesto compañero.
Y entre que los indios de la región de Estados Unidos se defendían del hombre blanco que se robaba sus mujeres para violarlas en su trayecto a sus campamentos, “Glass” no sólo se enfrentó al oso al que le dio muerte y cae todo su peso en su cuerpo y tras estas lesiones de dicho animal, también comió vísceras de un bisonte, crudo los pescados y hasta un caballo que él montó que le sirvió para seguir el camino, al desbarrancarse le quitó todos sus órganos para quedar sólo la piel y cubrirse con ésta cuando los copos de nieve caían por toneladas. Y Leonardo aquí en esta escena se desnuda en su totalidad para meterse en la fisonomía equina.
Otros actores que intervienen en la trama son: Domhnall Gleeson, Will Poulter, Paul Anderson, Lukas Haas, Grace Dove, Brendan Fletcher, Brad Carter, Kory Grim, Javier Botet, Kristoffer Joner, McCaleb Burnett, Forrest Goodluck y Joshua Burge.
“El renacido”, de Alejandro González Iñárritu, es una joya no sólo épica, sino en fotografía y todos esos elementos contrarios a la comodidad de un hábitat, aunado a recordar que las traiciones y muertes no van con el honor, la lealtad, dignidad y la familia y que en un descuido la venganza también es la protagonista