En la convención femenil, homenaje a "La Guerrera" y Jackie

Mexico, 2016-01-16 15:47:08 | Redacción ESTO

Una mezcla de belleza, feminidad, fuerza, entrega, profesionalismo, dedicación y disciplina es lo que generalmente emanan las boxeadoras en cada escenario que se presentan.

Para muestra “dos botones”, y ahí está un par de grandes rivales en el ring pero todas unas damas y, aparte, orgullosas mamás: Ana María Torres y Jackie Nava, campeonas que serán reconocidas en la II Convención Femenil del Consejo Mundial de Boxeo que se llevará a cabo del 27 al 30 de este mes en Tijuana, Baja California.

En distintas épocas, las practicantes del boxeo femenil han tenido que luchar contra prejuicios y discriminación; sin embargo, en los tiempos recientes, las mujeres han usado coraje y determinación para posicionar el boxeo de “puños rosas” en todo el mundo.

El 16 de abril de 2011, en el cuadrilátero se dio una combinación de talento, técnica, estilo y fuerza, cuando Ana María y Jackie protagonizaron aquel encuentro memorable en el World Trade Center de Boca del Río, Veracruz.

Fue una pelea a 10 rounds, donde estaban en juego muchos aspectos, pero especialmente el orgullo de estas guerreras.

Entre gritos de admiración, apoyo y reconocimiento que cimbraban la arena, sonó el primer gong. Round tras round mostraban su poder, garra, al recibir y conectar fuertes golpes.

Los asaltos postreros fueron por demás emocionantes. Trenzadas en feroces intercambios, resistían los impactos y soltaban violentas ráfagas que mantuvieron al público de pie.

El sonido de la campana al concluir el décimo round y un abrazo sellaron uno de los encuentros más célebres del  boxeo femenil efectuado en territorio mexicano, donde los jueces decidieron dar un justo empate.

Aquella noche quedó grabada en la historia del boxeo. No obstante, la referida campanada no fue un punto final, sino un “continuará”, pues de nueva cuenta Jackie y Ana María repetirían el espectáculo mencionado.

Tanta fue la expectativa que generó esta segunda pelea, que le valió el máximo reconocimiento del WBC y es que por primera ocasión se disputó el cinturón Diamante WBC femenil, campeonato que sólo disputan los boxeadores que han pasado al reglón de la excelencia.

El escenario fue la Metropolitan Arena de Tuxtla Gutiérrez, Chiapas. “Cuentas Pendientes”, una pelea que exhibió estilo, clase, poder de golpeo, sangre y drama, que terminó en una decisión unánime muy cerrada a favor de Ana María Torres.

Una rivalidad boxística que generó revuelo entre los fanáticos del boxeo, quienes reconocieron la grandeza de dos bellas que entregaron su corazón en cada golpe.