Arbitraje, entre reglamento y apreciación

Mexico, 2016-01-19 09:08:33 | Fernando Schwartz

EL arbitraje siempre es el punto de polémica en cualquier deporte y más en el futbol donde las pasiones ciegan y no hay claridad para poder ser objetivo. Nueve árbitros internacionales saltan a la cancha en la jornada dos y los problemas no quedaron al albedrío, llegando incluso a una cobarde agresión en un palco, como a protestas más pacíficas ante las faltas de criterio en la apreciación de jugadas que fueron marcadas pero no sancionadas correctamente, como fue el caso de la artera entrada de Kannemann a Sambueza, que el árbitro vio pero no dio la roja directa como ameritaba el caso, marcando la falta, dejando al rudo defensor en la cancha y expulsando a Arroyo que por mano propia quiso cobrarse justicia. La permisividad en darle fluidez a los partidos se convierte en arma de doble filo y eso le pasó a Peñaloza en el Jalisco. La jornada comenzó tensa con el incidente en los palcos del “Pirata” Fuente con el borlote de Kuri y su gente vs. Codesal, por lo que consideraron error de apreciación del árbitro en expulsar a “Kekito” al final del duelo Veracruz vs. León, pero la forma en que Kuri Grajales reaccionó dejó mal parado al Puerto, ya que se trata de un diputado con fuero federal y sin figura en la Federación Mexicana de Futbol por la misma circunstancia. Los árbitros están fallando en apreciaciones, no en reglamento, y ahí está el detalle. La línea delgada entre apreciación vs. reglamento y la combinación de ambas para un arbitraje perfecto. A Roberto García se le critica que no haya marcado penal en la última jugada de Cruz Azul vs. Chivas, pero ahí habría que ponerse en el lugar del árbitro, quien tiene milésimas de segundo para decidir, pero ahí entra la apreciación, porque el propio árbitro señaló gráficamente cómo se había producido el desplazamiento en el área, y aunque lo hizo que fue con el hombro, es obvio que no lo fue así. Mas aquí sí hay beneficio de duda para García por la rapidez de la jugada y sin contar con las repeticiones. El futbol es capcioso. En la reunión árbitros y medios nos pusieron jugadas a sancionar sin repetición y esto es ponerse en el zapato de ellos, demostrando que es una profesión sufrida y complicada. El grave problema del arbitraje mexicano va mas allá de la instrucción y de la preparación. El mal del arbitraje mexicano se está manifestando en la falta de criterios similares en las jugadas de apreciación y es ahí donde a final de cuentas está explotando rápidamente la polémica. El famoso Código de Ética ha buscado frenar los enfrentamientos entre los involucrados, pero por más sanciones económicas que haya, realmente la pasión desata la polémica y de ahí la arremetida de Reinoso vs. el arbitraje. Ricardo Peláez en forma inteligente dijo lo que debía, sin meterse en camisa de once varas, pero es evidente que hay molestia entre los clubes, siendo apenas el amanecer del torneo. Con los novatos en la uno hubo menos problemas que con los consagrados en la dos, donde solamente faltó por aparecer Paco Chacón. González Iñárritu y Codesal deberán buscar un mecanismo en el cual los criterios de apreciación sean similares. Cada cabeza es un mundo, pero por ejemplo en entradas con fuerza desmedida como la cometida vs. Sambueza siempre debería ser juzgada con roja directa y no con amonestación o sin nada que porque el balón estaba en disputa. Hay jugadas muy marcadas que se repiten semana a semana y lo que desconcierta es esos criterios de apreciación tan dispares. En reglamento puro los árbitros lo saben, conocen y aplican el derecho y al revés. Es en el ojo clínico donde vienen las desavenencias que llevan a los problemas y el desconcierto. Menuda tarea la que se viene para la Comisión de Arbitraje y la Disciplinaria en este arranque de torneo. Los clubes deben depositar dinero por apelar, ganen o pierdan la misma, el dinero queda ahí en la federación, que a través de los errores cometidos en la cancha se hace de buenos recursos, cuando el mejor de todos sería evitar este tipo de situaciones cada semana y ahora en un verdadero enredo entre reglamento y apreciación sumado a aquellos que no tienen figura administrativa ante la federación, pero que aprovechando su fuero federal se dan a notar en un forma irracional que viene a ensuciar en muchos aspectos la campaña de la Liga MX: JUEGA LIMPIO, SIENTE TU JUEGO.