Dramático triunfo de Joselito Adame

Mexico, 2016-01-23 21:21:29 | Redacción ESTO

LEON, Gto.- La plaza La Luz casi se llenó para esta tercera corrida de la feria, en medio de gran ambiente con un público entregado a los matadores, que tuvieron una tarde brillante. Se jugaron astados de Teófilo Gómez, bien presentados, que dieron buen juego en general.
Joselito Adame mantiene su posición de no creer en nadie y tuvo un dramático triunfo cortando tres orejas y saliendo a hombros.
El dramatismo se registró en el tercio de banderillas en que Joselito fue prendido feamente y el toro lo tuvo colgando de los pitones por un buen tiempo y se pensó que llevaba una cornada seria. Afortunadamente no pasó a mayores y solamente terminó rasgada la taleguilla y el de Aguascalientes se levantó para seguir en la cara del toro y cuajar una gran faena de muleta, valiente, variada, con temple y de entrega, entre gritos de ¡torero… torero! Mató de estocada y al primer golpe de descabello para que se le entregaran las dos orejas, muy bien ganadas.
En su primero ya había dado muestras del triunfo que obtuvo, pues realizó una faena también variada, con temple. Mostró una faena de maestro con toda clase de pases luego de haber toreado soberbiamente de capa y hasta la zapopina realizó. Señaló un pinchazo antes de la estocada y fue premiado con una oreja.
José Antonio Morante Morante de la Puebla no se quedó atrás y salió inspirado y realizó dos faenas de calidad y prácticamente se dio tremendo agarrón con Joselito. Morante realizó una faena de calidad en su primero toreando soberbiamente con el capote y con la muleta escuchó también gritos de ¡torero, torero! Pinchazo y estocada para una oreja. En su segundo cuajó otra gran faena, pero mal con la espada y lo hicieron salir al tercio para aclamarlo.
Rodolfo Rodríguez “El Pana” no se quedó a la zaga y también salió con una oreja en la mano luego de sendas faenas a su estilo, variadas con unos pases buenos y otros no tanto, pero la gente se le entregó. En su primero se retiró en silencio y en el otro la oreja. (Pepe Méndez).