¡Chiveadas! Nada más no pueden ganar

Mexico, 2016-01-24 20:24:43 | Fernando Schwartz

Foto: José Luis García

Hay mucha entrega, se corre, se busca, pero el equipo del Rebaño Sagrado con Matías Almeyda no encuentra el camino de la victoria y sigue sumido en la lucha porcentual, donde la semana entrante estará enfrentando al Monarcas Morelia, rival directo en esta batalla, porque en este torneo parece que Dorados es firme candidato a irse, pero para el siguiente año futbolero, Chivas estaría metido aún en la problemática de no sumar, y es que está dejando escapar puntos valiosos como local, que al momento de hacer cuentas le harán falta, y es que la defensa nada más no anda. Con tremenda facilidad se plantan ante la portería de Toño Rodríguez y Almeyda no ha podido corregir este detalle.

La inesperada baja de Gignac fue bien cubierta por el paraguayo Fernández, quien mostró grandes hechuras y anotó un golazo de taco en el área chica. Chivas se adelanta en los partidos, pero no sabe mantener ventajas, le dan la voltereta una vez más y sufriendo termina por empatar. El toque extraordinario de balón del “Dedos” le sigue dando dividendos, abriendo la puerta para el gol de Orbelín, pero después, al no rematar a los rivales, el mundo se le viene encima al Guadalajara, que de milagro alcanzó a rescatar el empate en su propia casa. Ya es preocupante que Chivas sólo ha ganado uno en los últimos compromisos. De empates y derrotas poco avanza, y por más que este Jair o Basulto con Salcedo por el centro es un desastre, lo que pasa en Chivas y sobre todo en los balones parados que los ponen a sufrir.

Tigres apretó cuando debía y pudo haberse llevado la victoria. El gol de Cisneros quitó la intención. Sí se aplaude a Almeyda que cayendo mandó a Zaldívar atacante por un lesionado defensa como Basulto, pero si el equipo no tiene manejo de partidos y calma para sobrellevar situaciones es como no llegan las victorias. Orbelín fue valiente, porque se llevó tremendo golpe en el arranque y aun así no se rajó. “Gullit” es intermitente, mientras que Brizuela no termina por explotar. Chivas no tiene pretextos. Ha podido repetir cuadro, a excepción de Basulto, ya hay un cuadro tipo, pero éste no está sacando los resultados y las extraordinarias atajadas de Rodríguez lo mantienen por lo menos sin caer. Era un partido para poner tierra de por medio de Monarcas y no perder de vista al Puebla, que ganó en CU, pero Chivas no está asestando el golpe final y la desesperación comienza a cundir cuando no se suma de tres. La semana entrante frente al alicaído Monarcas veremos qué puede hacer el equipo de Matías que está urgido de sumar de tres.

De tres cuartos de cancha para adelante el equipo está produciendo llegada. Orbelín y Castro se han entendido bien. Dedos suma más al frente que Ponce. Brizuela se junta bien con “Dedos”, no así “Pocho” con Cisneros y jugando “Gullit” detrás de Omar lo hace tener grandes recorridos, que aunque los sabe hacer terminan por desubicarlo. El balón parado cuesta enormes trabajos a Guadalajara y así ha sido desde el torneo anterior. Tigres con el recambio que tiene los tuvo en un puño y sólo esta vez la entrega, garra y decisión de los del chiverío evitaron una caída de catástrofe en casa. El efecto Almeyda es de correr y luchar, pero no le está alcanzando con futbol para poder salir adelante, ya que urge sumar de tres para avanzar y luchar por algo más. Una jornada donde ningún grande ganó. Perdieron tres: América, Pumas y Cruz Azul; empató Chivas, y esto indica que Liga MX está en terapia intensiva con Monterrey y León marcando la pauta con camino perfecto al día de hoy.