Stallone le pidió actuar a Grant en Creed

Mexico, 2016-01-25 08:43:37 | Redacción ESTO

ELVIS Grant Phillips y su hijo Elliot formaban parte de los personajes reunidos al amanecer de este domingo, bajo la convocatoria para la III Carrera de Campeones “José Sulaimán”. Ahí charlamos con el fabricante de los famosos guantes Grant.
-¿Fue por tus relaciones con gente de boxeo de todo el mundo que participaste en la cinta Creed?
“Fíjate que no, la verdad es que conocí a Stallone por primera vez en muchos años durante una pelea en Los Ángeles, y me pidió mi tarjeta de negocios. Eso sucedió hace un año y medio, y me dijo ‘voy hacer una película y quiero hablar contigo’. Le di mi tarjeta y pensé ¿cómo va a llamarme? Un día que yo estaba en Alemania en unas peleas junto a mi amigo Félix Sturm, sonó mi teléfono; vi que marcaba ‘desconocido’, y pues contesté”.
-¿Qué fue lo primero que escuchaste?
“Elvis, soy Sylvester Stallone. Tuvimos media hora de plática sobre box y muchas cosas. Me pidió si era posible usar mis guantes y que saliera siendo yo mismo en la película, y así pasó”.
-¿Qué sentiste?
“Fue un gran honor, Stallone es uno de mis héroes, es una tremenda inspiración para mí desde joven, entonces era un gran honor, un privilegio ser parte de la historia de las películas Rocky. Y que más, que (en la cinta) me presenta Stallone sin yo pedirle nada, diciendo ‘es mi gran amigo Grant, que produce los mejores guantes del mundo’; ¿qué mas puedo pedir a Dios?”.
-Ya nos has dicho que tienes sangre mexicana.
“Mi bisabuelo era mexicano. Aprendí español al estar en el boxeo desde joven y tratar con tanta gente latina. Con inglés y español, en cualquier parte mundo tienes todo resuelto”.

MUSEO
-¿Cómo va el Museo Sal Sánchez, de tu autoría?
“El Museo va abrir el año que entra, en Laguna Beach, en Los Ángeles. Van a estar Salvador Sánchez, Muhammad Alí, Roberto Durán y todas las estrellas. Va a ser un museo restaurante tipo Mickey Mantle, como el que estaba en Nueva York. Estás sentado, comiendo, y todas las vitrinas alrededor están llenas de memorabilia de los mejores campeones del mundo”. (José Luis Camarillo)