Que no cunda el pánico… Matías Almeyda, en exclusiva con ESTO

Mexico, 2016-01-26 08:37:10 | Manuel Gómez

FOTO: JOSÉ LUIS GARCÍA

POR MANUEL GÓMEZ C. /@MAGOJESUS1223
FOTOS: JOSÉ LUIS GARCÍA/@_pepeluis68
ENVIADOS ESPECIALES

ZAPOPAN.- El pánico no invade a Matías Almeyda. El director técnico de Chivas observa una evolución entre su Rebaño y por eso se siente tranquilo. La calma se la da el futbol del plantel rojiblanco, y nunca la mala racha que persigue a Dorados, transformado en el cheque al portador del resto de los involucrados en el tema del descenso.
“Sé y estoy consciente de la situación”, comparte el estratega argentino. “Por ahí otros equipos están igual que nosotros en el tema del descenso, y hay formas de luchar contra eso: una de ellas buscando ser protagonista, salir a ganar de diferentes formas, atacando, arriesgando, desarrollando un juego vistoso, hecho que estamos logrando”, abunda el timonel.
El otro método, señala Almeyda, es quedarse atrás, recurrir al contragolpe. “Mas mi deseo como entrenador es que mis jugadores puedan crecer y que individual y colectivamente crezcan para su vida personal”, predica. “Me considero un entrenador que sólo piensa en sacar un resultado. Sería mirar hasta la punta de la nariz. Entiendo que es difícil de comprender esto desde afuera, pero estoy tranquilo porque hay respuesta”, explica.
Tres empates consecutivos en el actual certamen ocupan al argentino, aunque tampoco desgarra sus vestiduras, porque la actuación realizada ante Tigres le permite confiar en que pronto saborearán las mieles de la victoria, aunque es consciente de que primero deben pulir detalles y mantener la frialdad a la hora de la definición.
Consciente de lo que representa Chivas, Matías pide paciencia y recomienda a la afición que no caiga en la desesperación: “En lo personal, ya hacía tiempo que analizaba a Chivas, como también a otros equipos del futbol mexicano, y ahora también he observado partidos de cómo jugaba antes, y con todo respeto, no vi un equipo que intente jugar como ahora lo hace. Todo proceso lleva tiempo, y vamos en ese camino”, asegura.
En entrevista exclusiva con ESTO en una de las canchas de Verde Valle, Almeyda todavía luce sus arreos de trabajo. Serio pero amable y seguro de lo que hace, considera que los resultados están por llegar: “A pesar de todo, observo cosas muy positivas, otras no tanto, y como todo equipo poco a poco está creciendo. Si bien los resultados no son los que buscamos, porque este equipo demuestra ser protagonista, y ha tenido para liquidar los partidos, que no se ha podido, pero creo va levantando, y eso es fundamental”.
Enseguida remarca la actitud del grupo: “Los jugadores han probado que todos corren por igual, porque saben respetar la camiseta que llevan puesta. Después intentan jugar en un momento particular de la historia del club, donde muchas veces la pelota pasa a ser una bola de fuego, y ellos la quieren igual, por eso los jugadores son conscientes y demuestran que quieren más, pero ya se ganará, y al lograrlo nos sacudiremos de la presión que provoca el no ganar”, promete.
“El torneo apenas inicia, pero vamos bien. Sé y repito, que todos quisiéramos ver, inclusive al mismo dueño, a Chivas ganando, pero el proceso va por buen camino y mientras el equipo siga produciendo esas acciones de gol, en un sentido me deja tranquilo, porque está cerca del gol. Por eso digo que pronto caerán los goles”, abunda.
Almeyda reconoce que dirigir a Chivas es un privilegio. “Sí, cómo no. Es un club grande, uno de los más grandes de México. He tenido la chance de estar en otro grande, como es el River Plate, y cuando uno está en un lugar así es envidiado por muchos, y hay muchos intereses para que haya un entrenador aquí. En lo personal, tengo pocos amigos, como tampoco me hice de amigos para que hablen bien de mí, y sé que hay muchos entrenadores que tienen un millón de amigos, por conveniencias. Un servidor no, porque lo mío está en el campo, en el trabajo, y me llevo con todo mundo, soy frontal. No soy falso”.

El técnico argentino no pierde la fe en sacar al Rebaño hacia delante.

Matías Almeyda no se preocupa, más bien se ocupa en sacar a Chivas de problemas porcentuales.