Saúl Gutiérrez Macedo buscará dominar el éxito

Mexico, 2016-01-29 20:45:28 | Redacción ESTO

DE juvenil siempre tuvo malos combates. No ganaba y eso lo hacía desesperarse hasta el punto de decir basta; “el taekwondo no es lo mío”. Esto lo manifestó el ahora orgulloso Premio Nacional de Deportes, Saúl Gutiérrez, quien agregó que buscará dominar el éxito, porque todavía tiene mucho camino por recorrer. “Era desesperante porque no avanzaba. Buscaba cómo ganar y todo me salía mal. Pero me aferré y ahora disfruto de los frutos. La verdad quiero estar consciente de esto, de haber ganado porque no deseo que me domine la ambición. Mejor pensaré en que esto es solo el inicio de una fructífera carrera”. Nacido en Michoacán, desde los cinco años se lo llevaron a vivir a Querétaro. “Todos los días acompañaba a mi mamá Evelia a una cremería, la cual cruzábamos por una escuela de taekwondo. Entonces me gustaba ver las clases, hasta que una vez decidí quedarme a entrenar y desde ahí me gustó. Puedo decir que fue una experiencia agradable. Aunque era mucho entrenamiento, lo disfrutaba”. Gutiérrez Macedo agregó que le gustaban otros deportes como atletismo, natación, y el futbol. “Los practicaba poco. Pero preferí los combates porque siempre me han gustado los golpes. Y esta es una forma de controlar mis energías. Tengo una hermana de nombre Gabriela, que entró a lo que son talentos deportivos. Ella destacó y llegó ser tercer lugar nacional, además de que estuvo en la selección. Eso me alentaba porque te ayudaban con la escuela”. Así fue creciendo en el deporte, de donde ahora quiere llegar hasta lo más alto. “Cuando tenía 14 años estuve a punto de renunciar. Los entrenamientos me tenían harto, hasta que me vio el entrenador Julio Álvarez que fue el que me motivó a continuar. Él ha sido una gran base para que siguiera en esto. Ahora tiene a nuevos juveniles y les platica de mí. Por eso digo que le debo a Julio muchas cosas que he logrado”. Posteriormente Saúl Gutiérrez ganó oros en Juegos Centroamericanos (2014) y Panamericanos (2015), tiene una medalla de bronce en el Mundial, donde su mejor gloria fue haber vencido al campeón olímpico, el turco Servet Tazegul. “Es cuando volteas hacia atrás y dice que todo ha valido la pena. Falta mucho, quiero crecer más. Afortunadamente mi familia me recuerda todo lo que he pasado para estar en la selección. Por eso estaré siempre con los pies en la tierra. Ojalá pueda seguir estando entre los cinco primeros del ranking, porque si me gano el lugar en el selectivo para los Juegos Olímpicos, seguro que me traigo una medalla para México”.