Último ensayo, México contra Portugal

Mexico, 2014-06-06 10:47:58 | Itzel Ubiarco

ÚLTIMO partido de preparación de México antes de viajar a Brasil. Última oportunidad de los jugadores y cuerpo técnico, de convencerse mutuamente para aportar tranquilidad a un grupo que generó muchos cuestionamientos fuera de la concentración, en donde tratan de mantenerse serenos, seguros de que tienen lo suficiente para hacer historia.
El juego de esta noche es el “ensayo” final para un Miguel Herrera que intenta mantenerse en lo futbolístico para dejar atrás las críticas y circunstancias que rodearon a él y su familia en los días anteriores. El entrenador nacional se enfoca en encontrar el funcionamiento que le permita acomodar al equipo de cara al debut frente a Camerún.
El estratega tricolor mantendrá su línea de tres defensores para solventar las dificultades que tuvieron ante Bosnia, duelo en el que Herrera tuvo que cambiar el parado de su equipo para tener más el balón y opciones al frente.
La siguiente alineación, según lo que ha dado a entender el “Piojo”, es lo más cercano a lo que jugará frente a los cameruneses. A partir de ésta, podría tener un último ensayo en cuanto a los movimientos que puede hacer con los once en la cancha y con los que tiene en la banca.
Finalmente, José de Jesús Corona se recuperó del golpe en la cabeza que sufrió en el amistoso ante Israel en el estadio Azteca. Parecía que el arquero no estaba listo, pero lo está. En la zaga central también reaparecerá Rafael Márquez con Héctor Moreno y Francisco Rodríguez como marcadores. En los carriles, Paúl Aguilar y Miguel Layún, por derecha e izquierda respectivamente.
En el mediocampo hubo otro movimiento, Carlos Peña parece no estar al cien y deja su lugar a Andrés Guardado como el interior por izquierda. En la derecha se mantendrá Héctor Herrera y José Juan Vázquez por el centro en la complicada labor de recuperación.
Al frente, la partida de quiénes serán los titulares parecen tenerla ganada Oribe Peralta y Giovani dos Santos, con Javier Hernández como principal cambio en esta zona. Así lo jugará México ante un Portugal por el que no estarán Cristiano Ronaldo, Pepe ni Meireles.
Pero quiénes estén en la alineación titular de los lusitanos representarán un alto grado de dificultad. El cuadro tricolor necesita enfocarse en resolver sus carencias y magnificar sus mejores cosas, en aprovechar la oportunidad que presenta otro equipo que también jugará la Copa del Mundo para acercarse al nivel que se requiere en la competencia y así lo debe entender.
Después de la difícil noche ante Bosnia en Chicago, Herrera tuvo un par de días de reflexión. Para lo deportivo y lo personal. El estratega nacional lució todavía molesto por algunas críticas tras ese partido -las de fútbol justificadas, otras fuera de lugar, como las personales-, pero tiene ante sí la oportunidad de reivinicarse, de componer la imagen y el camino tanto en lo grupal como en lo individual. Esa chance, más que Portugal se llama México.
El técnico nacional tiene entonces, un partido en el que, incluso, sin importar el resultado, puede mantener la ilusión intacta si el equipo muestra mejor funcionamiento, concentración y elegancia para con el rival, ellos mismos y una afición, la mexicana, que olvidará todo lo sucedido una vez que inicie la Copa del Mundo.