Rafael Benítez sólo piensa en el Newcastle y no en dirigir a la Selección

Mexico, 2016-04-08 11:12:35 | Redacción ESTO

El técnico Rafael Benítez aseguró este viernes que para él “es un cumplido” que lo relacionen con el banquillo de la selección española, pero reiteró que ahora sólo piensa en el Newcastle, donde quiere seguir “durante mucho tiempo”.

“Soy el mánager del Newcastle y quiero seguir siéndolo el año que viene. Siempre es bueno cuando la gente habla de ti y de España, uno de los mejores equipos del mundo. Es un cumplido”, dijo Benítez en la rueda de prensa previa al partido de este fin de semana frente al Southampton.

“En el pasado trabajé para Vicente del Bosque (el seleccionador), fui ayudante suyo en el Real Madrid. Es alguien que sabe cómo trabajo. Sin embargo, creo que estaré aquí (en Newcastle) durante mucho tiempo”, agregó el madrileño.

Benítez, de 55 años, fue anunciado el pasado 11 de marzo como nuevo entrenador del Newcastle en sustitución del inglés Steve McClaren con un contrato de tres temporadas.

El español, que regresó a la Premier League tras un periplo por Italia y España -fue destituido tras siete meses en el Real Madrid-, tiene la ardua tarea de intentar mantener a las ‘urracas’ en la máxima categoría del fútbol inglés.

El conjunto del norte de Inglaterra, que visita este sábado el complicado estadio de St Mary’s para medirse con el Southampton (14:00 GMT), es penúltimo en la clasificación, con 25 puntos, a seis de la salvación a falta de siete partidos para que concluya el campeonato.

“Lo dije anteriormente: quedan 21 puntos en juego y tenemos que centrarnos en el siguiente partido. No podemos influir en ninguno de los otros encuentros. Si ganamos, las cosas serán más fáciles. Si no, seguiremos luchando y no nos rendiremos”, declaró Benítez.

“No puedo decir nada en contra de los jugadores. Lo están haciendo de maravilla en cada sesión de entrenamiento, en las que lo dan todo. En los partidos, sin embargo, es ansiedad o falta de concentración lo que nos pasa”, sostuvo el técnico. EFE