Pachuca viene de atrás para vencer a Tigres

Mexico, 2016-04-09 22:45:52 | Redacción ESTO

POR OMAR PÉREZ DÍAZ/@OMARPDIAZ/ SOL DE HIDALGO

FOTOS JOSÉ LUIS GARCÍA/@PEPELUIS68 ENVIADO ESPECIAL

PACHUCA.- Sensacional regreso ofreció el Pachuca para doblegar 2-1 a Tigres en una fragorosa batalla que atestiguó un Estadio Hidalgo a reventar.

Ríspido a más no poder, con casi 40 faltas, los visitantes pronto se pusieron en ventaja con gol de Rafael Sobis; los Tuzos estaban maniatados pero en la parte final le dieron la vuelta al marcador con anotaciones de Franco Jara y Gustavo Ramírez, que así grito en la Liga MX por primera vez.

Un pasito para adelante de Diego Alonso rumbo a la Liguilla, con 25 puntos.

Y uno para atrás de Ferreti y sus felinos, que se quedan fuera de zona de calificación con 17 unidades.

En fin, un choque de esos que marcan la diferencia entre los equipos con empaque para pelear el título y quienes se van rezagando.

ZARPAZO DE SOBIS

Animoso despegue tuvo el partido, con Pachuca lanzado adelante, aún sin tener a su mejor pasador (Gutiérrez) en la cancha. Fue apenas un fogonazo.

Apenas los Tigres se sacudieron ese dominio inicial de su anfitrión, enseñaron las garras, provocando un error en la defensa que Rafael Sobis transformó en el 0-1 apenas a los seis minutos de acciones.

Quizá fue lo peor para el espectáculo.

A partir de ese punto, el conjunto del “Tuca” Ferreti reforzó su postura habitual: mucho orden táctico.

Fue la UANL un abanico en sus recorridos, perfectos, al ritmo de Pizarro y Dueñas, soportada por una línea del fondo que siempre fue oportuna en sus anticipaciones y despejes.

Y frente a ese muro regiomontano, el elenco de Alonso no halló fisura.

Lozano fue neutralizado hasta por tres marcadores en sus intentos; Botta y Pizarro igual naufragaron en los amagues, en la conducción.

De Jara tampoco hubo nada qué apuntar, chocando una y otra vez, en el partido que se fue cortando entre faltas y amonestaciones, resultado de lo friccionado que se puso la contienda.

El reflejo de lo sucedido en la cancha se cuenta en pobreza: Pachuca no pateó ni una vez al arco. Tigres nada más una y fue gol.

Nada podría cambiar en el segundo lapso porque los visitantes tenían el partido donde querían.

Fueron los Tuzos quienes debían modificar el entramado del encuentro, pasándose de paciente. Hasta que Alonso lo intentó, metiendo a Urretaviscaya por Guzmán.

Inamovible, Ferreti contestó a su estilo: refrescando líneas con Álvarez y Viniegra, convencido de que tenían sometido a su rival.

Y era cierto.. hasta que Franco Jara se salió del libreto, dibujando una espectacular embestida que culminó su mala racha sin anotar. Un rayo salió del botón derecho del argentino para superar a Nahuel Guzmán y poner el 1-1 al minuto 73.

Diego Alonso entendió que era su momento y fue por él: en la recta final apostó por todo, arriesgando con Ochoa y el guaraní Gustavo Ramírez.

Es raro que Pachuca juegue con dos puntas pero los resultados fueron inmediatos. En la primera pelota que tocó Ramírez, los hidalguenses consumar la voltereta.

El centro fue de Urretaviscaya y en el corazón del área de levantó Gustavo Ranirez para meter el 2-1, al minuto 85.

El cierre fue más bien emotivo, con la fiesta blanquiazul en la tribuna y un nudo en la garganta cuando Aquino tuvo el empate para Tigres y vació su tiro por encima del larguero, increíblemente.

Y hubo otra de Álvarez que reventó un poste.

También el futbol castiga. Apenas fueron el el segundo y el tercer disparo del campeón al arco tuzo.