Pacquiao dice adiós al boxeo con una contundente victoria sobre Bradley

Mexico, 2016-04-09 23:57:37 | Redacción ESTO

Las Vegas, EUA., 10 Abr (Notimex).- El filipino Manny Pacquiao se puede ir tranquilo del boxeo profesional, pues saldó una deuda con la afición en la MGM Grand Garden Arena de Las Vegas tras vencer por decisión unánime al estadounidense Timothy Bradley.

Con puntuaciones de 116-110, 116-110 y 116-110, el campeón en ocho divisiones diferentes puso fin a un carrera exitosa luego de imponerse a Bradley, al que mandó dos veces a la lona, en la tercera batalla entre ambos y ante más de 14 mil 500 espectadores

El 2 de mayo pasado Manny había subido por última vez a un ring, cuando perdió por decisión unánime con Floyd Mayweather Jr luego de decepcionar a muchos con su actuación, pero este sábado respondió, ganó y se fue ovacionado por los aficionados.

Fue una pelea intensa, cerrada desde el inicio con ligera ventaja para el asiático, quien poco a poco imprimió velocidad a sus ataques para castigar a Bradley, que recibió impactos en cuerpo y rostro, mientras el grito de “Manny, Manny” retumbaba en el escenario estadounidense.

La agresividad del filipino se observó con el paso de los episodios y en el séptimo mandó a la lona a Tim, que recibió golpe pero también resbaló y quien se puso de pie de inmediato para seguir en liza, aunque sonó la campana.

Bradley no dejó de lanzar golpes y complicar la pelea al tagalo, al que acorraló en el octavo tras impactar gancho a la cabeza y llevarlo a las cuerdas, pero Manny supo salir bien librado ante un rival que por momentos lucía agresivo.

Nuevamente era “Pacman” el mejor sobre el cuadrilátero y lastimó a su oponente con ganchos, uno violento que mandó a la lona al estadounidense, quien pese a su empuje y determinación sobre el ring no podía con Manny.

Obligado al nocaut para imponerse, “Desert storm” lo buscó en el último giro, pero se encontró con un asiático que también quería terminar la pelea antes del límite y emocionó a la gente con los rápidos golpes que lanzó, sin lograr su cometido y a la espera de la decisión de los jueces, todos favorables a Manny.

Bradley se quedó con record de 33-2-1, 13 nocauts, mientras que Pacquiao mejoró a 58-6-2, 38 antes del límite, para poner fin a su carrera como pugilista profesional y despedirse como campeón internacional welter de la Organización Mundial de Boxeo (OMB).

Tras asegurar que buscó el nocaut ante un rival al que calificó como un buen boxeador, Manny Pacquiao agradeció el cariño de los aficionados y dejó en claro que es el momento de irse del pugilismo profesional y colgar los guantes, aunque algunos aún lo dudan.