Morante de la Puebla triunfa en Sevilla; El Juli sufre cornada

Mexico, 2016-04-15 19:05:24 | Daniel Ballesteros

SEVILLA, Esp.- (EFE).- El sevillano Morante de la Puebla trajo, por fin, el aroma y el sabor del toreo grande a esta edición de la feria de Sevilla con su excelente faena al cuarto toro de la corrida, en la que El Juli sufrió una cornada en el glúteo derecho.

El Juli fue intervenido en la enfermería de la plaza de una cornada de 15 centímetros en la región glútea derecha, que lesionó el glúteo mayor, de pronóstico grave, según los médicos.

nota-toros-juli

 

LA MANO QUE MECE EL TOREO

Y el gran toreó llegó. Y fue, por fin, con el último de los ocho toros que Morante mató en una feria que, hasta entonces, se le iba de entre los dedos sin poder haber mostrado su reconocida capacidad artística en toda su dimensión.

Incluso con el primero de la tarde, al que durmió en los vuelos del capote en varias verónicas ligadas al ritmo con que se acuna a los niños, al torero de la Puebla se le notó un tanto acelerado cuando el toro llegó sin celo a su muleta, como mascando la ansiedad de dejarse ir de vacío la feria de “su” Sevilla.

Pero ese primer asalto debió servirle para soltar los nervios, porque con el cuarto de los “cuvillos” Morante mantuvo firme el pulso para cuidar desde el primer momento sus escasas energías, incluso dosificando las dos bellas chicuelinas con las que bailó con él por sevillanas en el quite.

Ese fue el medido preludio de la faena grande, la de la feria, la que puso a todo el mundo de acuerdo, que fue abierta, sostenida y cerrada con la ingente memoria histórica de Morante, toda ella envuelta con la torerísima solera de su extensa cultura taurina.

Porque la abrió con el pase cambiado a muleta plegada de Antonio Bienvenida, la continuó con hondos ayudados por alto, al estilo del Niño de la Palma, y la alargó en el tiempo y en el espacio con el latido lento de los maestros gitanos de Triana.

Desde el primer al último muletazo, Morante meció al noble toro en su muleta, que remontó a cada caricia su escaso fondo. Y así lo condujo a ralentí, guiándole con tersura hasta el final de cada viaje, con todo el pecho ofrecido, la cintura a compás y las muñecas dulces.

Vibró Sevilla con el toreo que más entiende, y también con los adornos salteados de gracia y donaire de Morante, incluida una improvisada e insólita media verónica con la muleta, recién recogido el engaño del suelo cuando el toro le desarmó y le partió el estaquillador.

Durante toda la obra, la plaza fue un clamor de olés roncos y palmas ritmadas, y toda una locura desatada cuando Morante mató a “Dudosito” de una soberbia estocada en toda la yema. Y al presidente no le quedó más que asomar al tiempo los dos pañuelos blancos por la balaustrada.

Antes de la faena con que Morante marcó las diferencias, el peruano Roca Rey ya había cortado una oreja del tercero, otro toro de pocos bríos al que no pudo templar por causa del viento, pero que aprovechó con su fresco valor en la corta distancia.

Y ya después de Morante, a falta de otros matices, el suramericano siguió jugando su baza del arrimón con un toro áspero al que dejó que le pasara muy cerca los pitones en un despliegue de muletazos efectistas, de poco toreo pero de mucha conexión con un impresionable público al que calentó justo antes de fallar con la espada.

 

FICHA DEL FESTEJO:

Seis toros de Núñez del Cuvillo, de fina y terciada presencia. Dieron un juego manejable, pero todos con la raza y las fuerzas justas, salvo el sexto, que desarrolló genio y aspereza.

Morante de la Puebla, de verde botella y oro: pinchazo hondo, pinchazo, media estocada y tres descabellos (silencio); estocada (dos orejas).

El Juli, de nazareno y oro: estocada caída muy trasera (ovación); dos pinchazos y estocada trasera desprendida (gran ovación).

Roca Rey, verde hoja y oro: estocada baja (oreja); pinchazo, pinchazo hondo y descabello (ovación).

Decimocuarto festejo de abono de la feria de Abril de Sevilla. Lleno de “no hay billetes” en tarde de viento racheado.