Pumas se impone a Jaguares y mantiene opciones de calificación

Mexico, 2016-04-16 23:41:33 | Tonatiuh Guerra

POR TONATIUH G. TRUJILLO
FOTOS: ÓSCAR RAMÍREZ
ENVIADOS ESPECIALES

TUXTLA GUTIÉRREZ.- Esta más que claro, Pumas quiere y lucha por los dos torneos; mientras Jaguares vive una realidad diferente; el único deseo de los chiapanecos es el pago de su sueldo.
Este sábado  en el Víctor Manuel Reyna, Pumas venció 1-2 a un Chiapas totalmente desconcentrado.
Con una noche “Grande” Pumas se mete de lleno a la lucha por la Liguilla gracias a un doblete de Eduardo Herrera pues llegó a 18 puntos en la décima posición y así cerró una semana de ensueño al colarse como líder del grupo siete en la Copa Libertadores y vencer a Chiapas.
Por su parte Jaguares se queda en la décimo quinta posición con doce unidades convirtiéndose así en un eliminado más. Los sueños de Fiesta Grande quedaron en el pasado, ahora solo les queda revisar su saldo en su cuenta bancaria.

¡FEROZ!
Jaguares se desangra y la hemorragia parece que no se detendrá…
La herida anímica por la falta de pagos, la cual llevó a los chipanecos a negarse a entrenar un par de días y de paso no concentrarse para este enfrentamiento, fue rasgada aún más por un tempranero zarpazo de Pumas, quien aprovechó el desgaste sicológico de los locales para imponer su ley.
Con el silbatazo inicial de Adonai Escobedo, los pupilos de Memo Vázquez se relegaron en su propia área y esperaron a los hombres del “Bigotón”, quienes tocaron de un lado a otro la pelota con el afán de cansar a los universitarios y así causarles daño, pero los del Pedregal estoicamente detuvieron los embates del Jaguar. Los minutos transcurrían y Chiapas deseaba “restregarle” el triunfo en la cara a sus dueños, por lo que se volcaron al frente y en el pecado, llevaron la penitencia. En su osado afán de anotar, los locales comenzaron a errar en sus jugadas y dejar espacios en el fondo, los cuales aprovechó el felino libertador. Sosa se encontró con un rebote en la mitad de la cancha y con velocidad dejó en el camino a los zagueros chiapanecos; al llegar frente a Jiménez, el “Chuco” sirvió para Lalo, quien únicamente empujó la pelota e hizo que la cálida noche se convirtiera en un congelador.
Tras la anotación, Chiapas intentó despertar, pero fue tarde, Pumas los tenía en sus garras y bajo su ritmo, por lo que el encuentro se convirtió en pasivo y en una lucha encarnizada en la mitad de la cancha, donde Javier Cortés, Alejandro Castro e Hibert Ruíz le ganaban la partida al “Gato” Silva, Armenteros y compañía, quienes desconcertados y desesperados comenzaron con los pelotazos, pues no encontraban por donde llegarle a los visitantes. La desesperación local culminó con el silbatazo del colegiado.

CAZADO
Para el arranque del complemento, Chiapas tardó en salir al campo, la situación de la falta de pagos los tiene completamente desconectados del futbol y todo indicaba que no querían jugar más, pero los gritos de La Volpe los animó y entraron con caras largas.
Con cierta apatía, los locales continuaron hipnotizados por los universitarios, quienes dominaron la pelota, tocaron de un lado a otro lejos de su meta y evitar complicaciones al “Pikolin”, quien se convirtió únicamente en un espectador más.
Todo indicaba que el encuentro culminaría con una solitaria anotación, hasta que la polémica llegó al Cañon del Sumidero. En una jugada donde Araujo estaba tirado en el césped intentando incorporarse, la pelota lo golpeó en la mano, momento en el cual el nazareno no dudó y marcó pena máxima, algo que volvió locos a los chiapanecos, pues fue una jugada accidental.
Mientras los reclamos se llevaban acabo, Lalo tomó la pelota, la acomodó en el manchón penal y esperó al “Ochoa” Jiménez, quien brincó de un lado a otro intentando desconcertar al artillero, quien fue a la fácil y sacó un cañonazo al centro, imposible para el guardameta, quien con rencor despejó la pelota lo más lejos de su marco.
Con el doblete del “Grande” Herrera, Jaguares despertó y sacó la garra. Los del “Bigotón” se volcaron al frente y comenzaron a meter en aprietos a la zaga auriazul, que poco a poco veía el reloj. La presión generada por los locales llevó a los de Vázquez Jr. A cometer un ligero error que les costó la anotación de Romero.
El “Chino” aprovechó el descuido de la defensa felina para sacar un riflazo y vencer a Palacios, .lo que desató un enorme grito de ¡Goool! En el Zoque.
El 1-2 se convirtió poco a poco en un mero trámite para los del Pedregal, quien con los cambios tomó un respiro y con la velocidad de Martínez y Quiñones robó pelotas a diestra y siniestra, causando así la expulsión de Félix Araujo, quien para evitar que el colombiano enfrentara solo a su guardameta cortó la jugada. La desesperación los mató.