El descenso, fórmula desgastada y desigual

Mexico, 2016-04-19 11:26:26 | Redacción ESTO

Foto: Jesús Téllez

POR: EUGENIO DÍAZ

EL descenso en el futbol mexicano, desde hace mucho tiempo, se define por un cociente, resultante de la división de los puntos ganados entre los juegos jugados en los últimos 6 torneos.
Este procedimiento tiene su origen en Argentina, Liga que buscó, con tal metodología, proteger a los equipos grandes, a los clubes considerados como históricos, cosa que en algunos años, no sucedió (River Plate e Independiente ya sufrieron un descenso recientemente).
Antiguamente en México, descendía el equipo con menos puntos en el torneo, y se llegaron a jugar, a partido de ida y vuelta, series por el no descenso (recuerdo mucho el partido entre Zacatepec y Necaxa, que terminó en bronca dentro y fuera de la cancha en 1985).
Un mal año, en casi todo el mundo del futbol, significa descender, y en las principales ligas de Europa, como la inglesa, española, italiana, alemana, son dos o tres equipos los condenados, lo que de alguna forma fortalece y obliga a la Liga de Ascenso a ser más competitiva, más estructurada, más profesional, si quiere que sus equipos clubes compitan; y que aquellos que logren ascender, se mantengan.
El peor escenario, casi siempre, lo tiene el equipo que recién asciende. En los últimos tiempos, quitando a los Xolos de Tijuana y al León, que ya venían trabajando con bases sólidas sus respectivos proyectos, y que contaron con una inyección de dinero importante para reforzarse, el resto de los “afortunados” ascendidos fueron desafortunados en su incursión a la Primera División.
Poco tiempo para reforzarse, poco dinero para traer más y mejores jugadores, un Draft que inicia un día después de la final por el ascenso, poco o nulo conocimiento de la Primera División y sus necesidades, limitado cabildeo o networking muy necesario para lograr préstamo de futbolistas a cero tasa o bajo costo.

ASCENSO Y DESCENSO EN LOS ÚLTIMOS 10 AÑOS
1996-97: Tigres (Ascendió), Pachuca (Descendió); 1997-98 Pachuca (A); Veracruz (D); 1998-99: U. de Curtidores (A), Puebla (D); 1999-00: Irapuato (A), Toros Neza (D); 2000-01: La piedad (A), Atlante (D); 2001-02: San Luis (A), León (D); 2002-03: Irapuato (A), Cuernavaca (D); 2003-04: Dorados (A), San Luis (D); 2004-05: San Luis (A), Puebla (D);
2005-06: Querétaro (A), Dorados (D); 2006-07: Puebla (A), Querétaro (D); 2007-08: Ciudad Juárez (A), Veracruz (D); 2008-09: Querétaro (A), Necaxa (D); 2009-10: Necaxa (A), Ciudad Juárez (D); 2010-11: Tijuana (A), Necaxa (D); 2011-12: León (A), Estudiantes Tecos (D); 2012-13: La Piedad (A), Querétaro (D); 2013-14: UdeG (A), Atlante (D)
2014-15: Dorados (A), UdeG (D).

Pese a todo lo señalado, en los últimos 10 años, sólo 4 equipos recién ascendidos regresaron en menos de 12 meses a la Liga de donde salieron. Se trata de Querétaro, Necaxa (ya en Aguascalientes) y UdeG. Más allá de que se trata de tres plazas muy diferentes, existe una coincidencia: Malas administraciones y recursos económicos limitados. Los errores fuera de la cancha, terminan por impactar en el rectángulo de 105 x 68 mts.

ÚLTIMOS LUGARES EN LA TABLA EN TORNEOS CORTOS
1996/Inv: Morelia (12 puntos); 1997/Ver: Veracruz (10); 1997/Inv: Santos (16); 1998/Ver: Veracruz (14); 1998/Inv: Puebla (9); 1999/Ver: Puebla (13); 1999/Inv: T. Neza (12); 2000/Ver: Atlante (11); 2000/Inv: Celaya (13); 2001/Ver: Irapuato (13); 2001/Inv: Pumas (17); 2002/Ver: León (10); 2002/Ape: Pachuca (15); 2003/Cla: UAG (7); 2003/Ape: Querétaro (7); 2004/Cla: Veracruz (17); 2004/Ape: UAG (16); 2005/Cla: Atlas (11); 2005/Ape: Atlante (15); 2006/Cla: Necaxa (14); 2006/Ape: Santos (11); 2007/Cla: Veracruz (12); 2007/Ape: Atlas (12); 2008/Cla: América (11); 2008/Ape: Puebla (15); 2009/Cla: Cruz Azul (13); 2009/Ape: Indios (6); 2010/Cla: San Luis (14); 2010/Ape: Atlas (13); 2011/Cla: Jaguares (14); 2011/Ape: Atlas (12); 2012/Cla: UAG (12); 2012/Ape: Querétaro (7); 2013/Cla: Atlante (13); 2013/Ape: Pumas (11); 2014/Cla: Veracruz (16);
2014/Ape: MORELIA (10); 2015/Cla: Morelia (13); y 2015/Ape: Dorados (15).

Qué diferente sería la historia, si el último de la tabla de posiciones descendiera. Basta dar una mirada a la tabla, para darnos cuenta de que salvo Guadalajara, el resto del pelotón de los Equipos Grandes, de los más tradicionales, de mayor cantidad de títulos y seguidores, le hubiera tocado jugar en el ascenso, salvo claro está, que compraran franquicia, cosa que otros equipos han hecho en el pasado.
Quitar la tabla de cocientes (mal llamada tabla de porcentajes), le vendría bien al futbol mexicano. No habría que sacar la calculadora cada semana para saber quién o quienes están en problemas. Imagine usted esos grandes nombres con un año malo. Todo se iguala, habría más equilibrio, y no se afectaría tanto al recién ascendido. Así fue durante mucho tiempo, y qué creen, funcionaba bien.

DORADOS, el último que mordió el polvo en México.

BRAVOS tiene medio boleto para ascender.