Esfuerzo mayor de los toreros en Aguascalientes; ganado, a medio gas

Mexico, 2016-04-23 01:10:09 | Redacción ESTO

POR MIGUEL ÁNGEL GARCÍA

ENVIADO ESPECIAL

FOTOS: CORTESÍA DE EMILIO MÉNDEZ

AGUASCALIENTES, Ags.- Nos quedamos con los olés guardados en el pecho a punto de salir. No rompió la tarde, los toros no decidieron estar a la altura. No así la enjundia de los toreros que desparramaron deseos para triunfar; ganas inconclusas que se estrellaron ante el escaso juego que esta vez otorgaron los astados de San Miguel de Mimiahuapam. Más de media entrada registró la Monumental, excelente clima y ambiente por demás extraordinario.

DE LO BUENO, POCO

Abrió plaza el hidrocálido Juan Pablo Sánchez, que demostró asentamiento y un toreo con mayor seriedad. Ante su primer toro, “Nuevo Horizonte”. El torero de casa resolvió perfectamente las embestidas incompletas y deslucidas del toro, aunque éste tuvo calidad en la cabeza.

El temple del torero lució hasta donde su oponente se lo hizo valer; muletazos de gran mérito por ambos lados que solamente fueron una embarrada de miel para los presentes.

Una vuelta de campana habría sido la merma que afectó al toro al inicio de la lidia, ya que tras este suceso el toro se notó a menos.

Sánchez despachó de una estocada que bastó. Salida Al tercio bien ganada.

“Futuro Dorado”, segundo de su lote. Juan Pablo lanceaba de recibido cuando el toro clavó los pitones y dio una vuelta de campana, sí, como el anterior socio del torero.

Aunque rajado el toro, Juan Pablo apenas logró extraer un par de muletazos de muy buen trazo, de calidad y mérito por las condiciones del morito. Otra estocada fue suficiente para concluir con el toro. Abucheos al toro, silencio para el torero.

LA TUVO Y LA DEJÓ ESCAPAR

Diego Silveti, como segundo espada que pechó con lo mejorcito del encierro y que a nada estuvo de irse sin el reconocimiento del público.

“Época Nueva” fue un astado que se empleó mejor que el resto del encierro y que dio posibilidades para que Silveti cortara, mínimo, una oreja. No obstante, Diego consiguió una faena mediana ante las muchas posibilidades que brindó el toro. El público no estuvo de contentillo con Diego y le protestó. Pinchazo y descabellos fueron el colofón. Palmas para el toro.

Ante “Estrella Brillante”, el segundo de su lote, Diego salió más enjundioso, logrando una faena para el gusto del público, dejando tandas de buena calidad que tuvieron eco. Concluyó con una serie de arrojadas manoletinas que le ovacionaron. Lástima que dejó una estocada caída, por lo que dejó ir los trofeos. Palmas al toro, silencio al torero.

UNA TARDE NO ALCANZA

No, un contrato no es suficiente para que el peruano Andrés Roca Rey se mostrara, ya que en este su debut en la feria de San Marcos apenas le alcanzó para dejar ver su potencial, ya que sus dos astados coincidieron en ser rajados. Con “Gran Porvenir”, Roca Rey poco obtuvo en lances ante lo suelto del astado. Quitó por tafalleras sin importar la poca codicia de su socio, aguantándolo enormidades. Incierto y peligroso, el toro salió a cazar al torero, haciendo imposible que Rey pudiera extraer siquiera un buen muletazo.

Roca abrevió de soberbia estocada. Aplausos al torero, abucheos al toro.

Ante “Unión Indestructible”, el peruano inició su faena de muleta con una serie de péndulos. Ante la poca codicia del toro, Rey lo citó a corta distancia hasta hacerlo pasar en pases muy comprometidos. La espera valió la pena. El brindis que había hecho al público quedaba saldado. Pero el toro recrudeció su falta de celo y terminó casi enseguida a menos, huyendo del engaño. Queda el muestrario de Roca que estuvo por encima de su oponente. Valor, quietud y trazó de calidad, cualidades que el público le reconoció. Lástima que solamente tuvo una tarde para mostrarse. Estocada y salida al tercio, que terminó con vuelta al ruedo.