"Canelo" hará cimbrar la arena

Mexico, 2016-05-06 22:39:50 | Redacción ESTO

POR JOSÉLUIS CAMARILLO

ENVIADO ESPECIAL

LAS VEGAS, Nevada.- El estreno de la fabulosa T-Mobile Arena para un evento boxístico y la presentación inicial del ídolo jalisciense Saúl “Canelo” Álvarez ya investido como campeón universal mediano (WBC), desde su coronación contra el histórico boricua Miguel Cotto, en defensa de su trono contra el retador inglés Amir “King” Khan, son el platillo principal de la megavelada de este sábado de Golden Boy Promotions.

Es fácil de imaginar la apasionada reacción mexicana que estallará en el interior de ese magno escenario que puede alojar hasta 22 mil personas -además,se trata del tradicional fin de semana del 5 de Mayo-, en cuanto Álvarez aparezca rumbo al ring.

El “Canelo” regresa a la Ciudad del Juego como un pugilista más maduro. Fue notorio que esta vez marcó con mayor facilidad las 155 libras en que se pactó el encuentro, mismo peso arrojado por Khan, y eso no es más que producto de la todavía mayor dedicación de su parte, acuciado por los retos de su potencial enemigo Gennady “GGG” Golovkin, y por las críticas que se tejen a su alrededor por parte de quienes le exigen adversarios de mayor calibre.

Valga la analogía. En la célebre cinta El Exorcista, cuando el padre Karras le exige al Demonio mostrarle su poder, “la cosa mala” le responde: “All, at the right time! (Todo, a su tiempo). Y eso es lo mismo que le contesta Óscar de la Hoya a todos aquellos quienes le repiten la pregunta que todos ya conocemos, sobre una obligada batalla entre el pelirrojo de Jalisco y “Triple G”.

Al margen de lo anterior, Khan intentará emular al famoso “Mano de Piedra” Durán -éste venía de un primer reinado en peso ligero-, que luego de ser monarca welter y de ser fulminado por Tommy Hearns al disputarle el fajín mundial superwelter y también de perder una decisión contra el mediocre Robbie Sims, saltó a peso medio para, inopidamente, derrocar a Iran Barkley como titular de las 160 libras del WBC.

Claro, el retador británico está muy lejos de ser un Durán. La observación se limita sólo al tan llevado y traído asunto del peso, por no decir que Khan, de 29 años, es más grande físicamente que el icono panameño.

El “Canelo”, de 25 años y marca de 46-1, 32 nocauts y un empate, subirá como favorito abrumador sobre Khan (31-3, 19 noqueados). Podría sonar exagerado si señalamos que “una posible gran sorpresa está en el aire”, aunque en el boxeo no hay nada escrito.

Khan conquistó la medalla olímpica de plata en Atenas 2004, cuando era un diecisieteañero, y fue campeón mundial superligero de la WBA y la FIB. Tanto el europeo de origen paquistaní como la estrella mundial a la que desafiará en esta oportunidad, arrancaron sus carreras profesionales en 2005.

En resumen, se espera una victoria de Álvarez por cualquier vía. Khan posee una velocidad de pies y movimientos poco común, lo que implicaría que el nuestro atravesara por dificultades en los rounds iniciales; sin embargo, se calcula que la presión del “Canelo” terminará por rendir sus frutos y todo apunta a que si Khan no se dobla antes del campanazo postrero, recibirá una felpa.

Tomemos, en todo caso, esta pelea como una forma de observar los progresos de Saúl en el ring, en ruta a una pelea que se dará, aunque no en este año, contra Golovkin.