Dura encerrona de Hilda Tenorio; los de Brito dejaron ver a la torera

Mexico, 2016-05-15 22:46:48 | Redacción ESTO

POR MIGUEL ÁNGEL GARCÍA

FOTOS: CORTESÍA DE ÁNGEL SAINOS

TEPOTZOTLÁN, EdoMéx.- La matadora Hilda Tenorio cumplió apenas en su encerrona debido al pésimo ganado que lidió, yéndose con una oreja del quinto astado, al cual ella misma picó; en el resto salió con las manos vacías tras pasaportar al encierro que fue un desastre. Sin embargo, de haber estado acertada con los aceros, mínimo corta otros dos trofeos, sólo que esta tarde batalló como nunca en la suerte suprema.

Se lidiaron seis astados de Brito, terciados de presencia, que no funcionaron como se esperaba, abantos de salida y en su mayoría rajados; el primero con un peligro bárbaro por el pitón derecho; mejor el segundo y un poco potable el tercero, pero a media faena se les terminó el gas.

El Lienzo Charro División del Norte se llenó en tarde gris y helada, por momentos con viento y lluvia; esto no molestó a nadie, ya que el lugar es techado. Tras el paseíllo la matadora fue llamada al tercio con aplausos y previo a la lidia del quinto astado, sus compañeros Jorge López y Pablo Samperio, que hicieron de sobresalientes, le obsequiaron un reconocimiento.

 

MÁS QUE OREJAS Y RABOS

Habría que ser un maestro indiscutible del toreo para haber podido entender a este grupo de seis astados y aún así dudo que alguien hubiera podido triunfar en grande. Ante lo poca toreada que está Hilda Tenorio se puede decir que la michoacana resolvió la papeleta dignamente; pese a las condiciones que le planteó cada toro, Tenorio tuvo ánimos de sobra para buscar el triunfo y con lo que tuvo como recurso pudo conseguir muletazos de buena hechura, de bastante mérito, porque los astados a parte de todo también tenían su genio. Fácil no fue la encerrona, el examen para Hilda estuvo superior, pero su anhelo por triunfar también estuvo patente, demostrándose pundonorosa, pero ante todo, solvente dentro de sus capacidades ante toros malos. El examen que ella misma se propuso evidenció una torera que tiene con qué, que supo defenderse y buscó entender el planteamiento de sus socios de acuerdo con su rodaje, estando a la altura de lo que exigieron los de Brito. Si bien no hubo un triunfo rotundo, lo que dejó ver la michoacana ha sido más valioso que orejas y rabos.

 

TORO A TORO

Ese primer toro que asomaba al demonio por el lado derecho, arrolló a Tenorio cuando intentaba pasarlo por chicuelinas al inicio de su faena con capa, vaya paliza que recibió. Manso, rajado y peligroso, Hilda le buscó hacer fiesta pero mejor cortó por lo sano.

Al segundo lo lanceó con calidad por verónicas y quitó por zapopinas bien hechas. Al inicio de la faena con muleta el toro parecía que iba a funcionar, ya que por su pitón derecho fue al engaño repetidas veces, ante lo que Tenorio se lució alargando el brazo con temple. No duró mucho el animal y terminó regateando las embestidas y echando la cara arriba. Detalles pintureros como colofón.

En el tercero y cuarto toro Hilda apenas tuvo tela para dibujar unos cuantos detalles con la muleta, habiendo recibido de larga cambiada al primero, mismo que brindó a Uriel Moreno “El Zapata”. A los dos les intentó hacer cosas, pero su descaste fue bastante evidente.

Al quinto, que brindó a Pepe San Martín, Hilda decidió picarlo, señalando un puyazo en todo lo alto. Otro bellaco en turno de medias embestidas, al que Tenorio sólo le extrajo pases aislados, pero de mucho mérito. Pinchazo y estocada entera que bastó para que la gente pidiera la oreja que se concedió.

El sexto brindó a sus padres que estaban en barrera, el toro más hecho y que fue aplaudido de salida, además con un son halagador en su carrera; lanceó a la verónica la torera y en banderillas se desmonteró el aspirante Fernando García. El toro se rajó desde que fue invitado al caballo, el resto sólo dio pie a Hilda para extraer detalles con la muleta. Eso sí, esta tarde la michoacana no hizo valer su título como matadora de toros.