¡Que viva el bailongo! Los Recoditos pistean en el Auditorio

Mexico, 2016-05-20 11:05:03 | Redacción ESTO

Foto: Erik Estrella

CORTESÍA DE JESÚS TEPEPA
FOTOS: ÉRIK ESTRELLA

UNA multitud aclamando a quienes sobre el escenario derrochaban de todo y para todos, desde alegría, cólera, tristeza, despecho… incluso pinceladas de buen humor como también auténticas odas a bebidas etílicas elaboradas a base de cebada con lúpulo, alias cerveza, chela, helodia, fría, cervatana, o como dijera doña Borola Tacuche, cebadilla.
El Auditorio Nacional se convirtió anoche en un gigantesco palenque, o bien salón para baile puramente regional, a causa de la presencia de la Banda Los Recoditos.
Su estilo interpretativo es más que sui géneris; en instantes ponen a la audiencia dentro de incontrolable frenesí cual brindis cantado con “Pistear”, traducido al castellano es ingerir alguna bebida no muy espirituosa que se diga.
A todos estos géneros les llaman grupero, sería sensacional saber el por qué, aunque eso no tiene la menor importancia cuando la osamenta gira desenfrenada con “Me está costando” o la muy folkórica “Del tingo al tango”.
En un brevísimo instante de calma ofrecen “Me está gustando”; el griterío es impresionante, así pues para continuar el festejo enarbolan la bandera de celebración a través de algo llamado “Ando bien Pedro”, ¡yuju! Al parecer el mal de amores se remedia de esta manera; dicen los expertos que las penas deben ahogarse en alcohol, deben ser campeones en natación porque jamás se ahogan.
Inmediatamente viene otra prueba de ello, “La cerveza ya no pega”, dicho de otro modo se requiere de algo con mayor poder para mitigar esos dolores o bien para mostrar una alegría sin fin, el caso es clamar un “Vuelve vuelve”.
Por ahí sobresale una estruendosa exclamación: “¡Ay dolor, ya me volviste a dar!”, pues cómo no si se está recordando a la pécora que ha hecho miserable la vida del señor, así pues se afirma tácitamente “Verdad que duele”, y según palabras de los doctos en materia, las verdades no solamente duelen, a veces arden o llegan a matar.
No se puede dejar caer el ambiente así que venga otra “Bendita cerveza” (¿serán discípulos del insigne Homero Simpson?), de ahí para adelante, a ver quién se atreve a ponerse enfrente porque los señores andan “Buscando venganza”.
El bailongo se puso fenomenal, esas hordas parecen sentir plena satisfacción y ¡pues cómo no! han sido complacidas hasta en el más pequeño de sus anhelos; quizá por ello llega “Mi último deseo”, algo así como continuar la pachanga eternamente con Los Recoditos.