Ismael Sosa, entre el cielo y el infierno

Mexico, 2016-05-24 23:51:49 | Redacción ESTO

ASÍ es el futbol y no hay más que hacer. Lo que había arrancado como una noche de ensueño para Ismael Sosa terminó en pesadilla para el feudo universitario. Eliminados de la Copa Libertadores por la cenicienta del torneo con todo y el apoyo de la afición en el Olímpico Universitario.

Golazos de parte del argentino de los Pumas para poner a los universitarios arriba en el marcador con dos tantos de ventaja en este partido, uno en el global, y parecía estar el panorama tranquilo para los auriazules.

Estaba en el cielo, flotaba como el ídolo de todos en el estadio gracias a esa pierna derecha que tan bien educada guardó el balón prácticamente de la misma manera.

Pero algo sucedió en la cancha. Algo pasó que los locales regalaron buena parte del segundo tiempo hasta darle la oportunidad a los ecuatorianos para marcar el tanto con el que mandaron la eliminatoria a penaltis.

Llegó el momento de definir desde el manchón. Alejandro Palacios se quedó cerca, pero nada, el arquero de los Pumas no detenía nada y así llegó el tercer penalti, el de Sosa. La detuvo el portero ecuatoriano, y aunque pudo emparejarse la cosa no hubo más para los mexicanos.

Sosa, inconsolable, se convirtió en el villano ni a la hora de haber estado en lo más alto como el más importante en la cancha. Así es el futbol. Ahora le tocó al argentino fallar y sentenciar la eliminación de los Pumas de la Copa Libertadores. (Foto: Óscar Ramírez)