Mayweather prepara otra farsa

Mexico, 2016-05-31 00:37:28 | Redacción ESTO

POR JOSÉ LUIS CAMARILLO

El estrafalario Floyd “Money” Mayweather colocó un póster en las redes sociales para confirmar que (el 17 de septiembre, fecha virtual, en la T-Mobile Arena de Las Vegas) se meterá en un ring con el actual campeón pluma de UFC -Ultimate Fighting Championship-, el irlandés Conor McGregor.

Junto a la imagen de Conor, están las siglas MMA, que en español significa Artes Marciales Mixtas. El europeo luce su cinto de monarca.

Floyd no especifica fecha ni escenario, pero el cartel indica que contará con transmisión de pago por evento en Showtime (CBS), con la parte organizativa a cargo de Mayweather Promotions.

McGregor se aunó al anuncio por medio de Twitter con la leyenda MMA vs. Boxing.

Lo anterior generó una ola masiva de críticas contra el apodado “Money”, quien intenta embolsarse otra millonada a costa de la inocencia o curiosidad del público. La vez que rompió todas las marcas en ventas de pago por ver y en taquilla, contra Manny Pacquiao, el costo de la suscripción fue de casi 100 dólares; sin embargo, se duda mucho que ahora muchos se animen a pagar por algo que tiene todos los tintes de farsa del cuadrilátero.

Expresiones como “¿es verdad?”, “¡payaso!”, “un boxeador con 49-0 contra un tipo que nunca ha entrenado boxeo y jamás ha sostenido una pelea profesional, ¡vaya broma!”, invadieron el ciberespacio.

McGregor exhibe marca de 22 peleas, con tres derrotas.

Está comprobado que Floyd es un genio de los negocios. Si decidió que llevará a la realidad un encuentro contra McGregor, es porque se trata del primer combatiente de UFC que ha cobrado un millón de dólares y representa la imagen de esa disciplina.

ALÍ VS. IÑOKI

En descargo de las naturales pretensiones de Mayweather, un moderno Rey Midas, hay que recordar que no es primera ocasión que una superestrella del pugilismo se enfrenta a un luchador, aunque, claro, hay una diferencia enorme entre lo que era el inmenso Muhammad Alí, convertido en inmortal cuando todavía lo tenemos entre nosotros, y la gran fama del “Money”, pero que se circunscribe a una sola época.

Alí, nacido bajo el nombre de Cassius Clay, es considerado el boxeador más grande de todos los tiempos. El Consejo Mundial de Boxeo lo declaró Rey del Boxeo, en ceremonia especial.

El 26 de junio de 1976, Alí protagonizó una batalla contra el luchador japonés Antonio Iñoki en la arena Budokan de Tokio, con una bolsa de seis millones de dólares para el norteamericano. El encuentro se desarrolló “bajo las reglas del boxeo” impuestas por el ídolo de Louisville, Kentucky. Luego de 15 asaltos, la mayoría aburridos porque Iñoki se la pasó en el piso lanzando patadas que en pocas ocasiones pero asalto tras asalto, impactaban en la parte de atrás de la rodilla izquierda de Alí -le quedó muy lastimada esa parte de la pierna al legendario boxeador-, se decretó un empate.

“NO LE INTERESABA”

Hace más de un año que Mayweather y McGregor han venido “calentando” un virtual combate entre ellos. El británico fue el que comenzó los rumores sobre una probable riña y se declaró capaz de “matar” al estadounidense en menos de 30 segundos.

Eran días en los que Floyd todavía no protagonizada su poco lucida pero multimillonaria batalla contra Manny Pacquiao, y entonces se limitó a contestar: “En serio, ese tipo no me importa; solamente intenta allegarse algo de publicidad”.

No obstante, al ir cobrando fuerza la posibilidad de armar lo que en la visión de Mayweather aparece como otro muy lucrativo negocio, el moreno nacido hace 39 años en Grand Rapids, Michigan, advirtió que pretende llevarse 100 millones de dólares. El sueldo para Conor sería de 7 millones de verdes.

La inmediata reacción de McGregor fue de molestia. El enojo le hizo decir que no aceptaría “pelear” si no recibía otros 100 millones de dólares.