Alex Liddi, primer italiano en ganar el Derby de Jonrones

Mexico, 2016-06-04 21:33:28 | Redacción ESTO

POR ALFREDO VALVERDE VERDEJA

ENVIADO ESPECIAL

MONTERREY, NL.- Los Tigres de Quintana Roo nuevamente arruinaron la fiesta en el Palacio Sultán, al llevarse el derby de jonrones con el italiano Alex Liddi, quien superó en la final a su compañero Esteban Quiroz 4-3 dejando fuera a los locales Félix Pérez y Zolio Almonte.

El mal tiempo puso en peligro la celebración de este evento que terminará este domingo con el Juego de Estrellas entre la Zona Sur vs Zona Norte. Incluso llegaron a pensar en cancelarlo sin reprogramarlo para el día siguiente.

Con un nuevo formato para la primera ronda, donde la intención era de agilizar el evento con ocho participantes. Dave Sappelt (Campeche) y Diory Hernández (Aguascalientes) no lograron mandar ninguna pelota detrás de la barda. Daric Barton (Puebla) y Eliezer Alfonzo (Diablos) dispararon un cuadrangular cada uno, pero corrieron con la misma suerte que los dos primeros.

Félix Pérez (Sultanes) y Alex Liddi (Sultanes) atizaron tres vuelacercas, Esteban Quiroz (Tigres) y Almonte (Sultanes) se colaron al conectar dos tablazos detrás de la cerca. Todos los bateadores tenían cinco outs de vida, los jonrones no contaban como falla.

Para la segunda ronda, los cuatro semifinalistas tuvieron diez outs, Zolio acumuló cuatro, Quiroz lo puso a pensar al despachar cinco esféricas del otro lado de la barda. Pérez decepcionó a su público al pegar solamente un bambinazo. La mesa quedó puesta para Liddi, quien dio cinco para alcanzar a su compañero y con ello obtuvieron su boleto a la final.

Gerardo “Polvorita” Sánchez, su coach con los felinos, fue el encargado de lanzarles, Quiroz se vio muy selectivo en la última ronda, quizá por los nervios y solamente acumuló tres.

Liddi sin tanta presión, mandó sus tres primeras pelotas detrás de la barda, y tras fallar la cuarta, volvió a la carga para terminar con todo.

Justamente cuando finalizó el evento, se volvieron a dejar caer algunas gotas de agua, pero nada serio. Hubo juegos pirotécnicos para poner fin al evento. El estadio Monterrey registró una aceptable entrada, que quizá pudo ser mejor si las condiciones climatológicas fueran diferentes.