¡Pastelazo! Miguel Herrera celebró con ESTO

Mexico, 2014-09-02 08:48:30 | Manuel Gómez

FOTO: JORGE BARRERA

ANTES de partir a Santa Clara, California, donde el próximo sábado enfrentarán a Chile, en el Levi’s Stadium, Miguel Herrera detiene la marcha con tal de felicitar, en su 73 aniversario, al Diario de los Deportistas. Feliz, entusiasta, el “Piojo” degusta una rebanada del delicioso pastel que ha obsequiado a esta casa editorial, mientras se frota las manos, porque ha iniciado el proceso rumbo a Rusia 2018 y quiere hacerlo con el pie derecho. La ocasión amerita una doble celebración.

“ESTO siempre ha sido un diario serio, y ahora cumple 73 años, válgame Dios”, comenta asombrado. “Qué fácil es decir 73 años, pero vivirlos, bueno. ESTO me recuerda muchas cosas. En sus páginas hay entrevistas y fotografías no sólo mías, sino de muchos, pero muchos deportistas, así también como en su sección de espectáculos. También le llaman el Diario de los Deportistas, porque sí está a la vanguardia de la información”, agrega en pleno convivio.

Miguel abre un espacio a su apretada agenda en esta semana, dada la fecha FIFA que abre el camino al nuevo ciclo Mundialista.

“Llevo muchos años leyendo ESTO. En mi casa, mi familia lo compraba siempre. Se desayunaba con él, y yo, antes, como futbolista, le echaba una leída rápido para enterarme de muchas cosas, siempre con la mejor información”, sostiene sincero.

De aquel 2 de septiembre de 1941 a este 2 de septiembre de 2014 han transcurrido 73 años y Miguel, sin titubeos, no pierde la ocasión para sorprender a ESTO con un pastel de cumpleaños, al tiempo de entonar las mañanitas.

“Qué bueno que ESTO se ha actualizado. Tiene páginas en color, y el cambio le vino bien, porque además, con el sepia, su color de esencia, lo fortalece en cuanto a personalidad. Cuando lo vi en color se me hizo extraño, pero al observar sus páginas, sobre todo las de color, me agradó mucho”, asegura el director técnico de la Selección Mexicana. “Felicidades por esos 73 años, y que sigan los éxitos”, remata, aún con el sabor de la deliciosa rebanada de pastel.