El metodólogo, la rotación que quebró a una defensiva

Mexico, 2016-06-20 10:25:45 | Redacción ESTO

A.G. GONZÁLEZ

CUANDO la Selección Nacional caminó sin problemas en sus primeros cuatro partidos de eliminatoria no había por qué poner en duda el método que Juan Carlos Osorio implementó. Pero luego se acercó el inicio de la Copa América Centenario y desde los amistosos previos algo no corría bien en la zona defensiva. La debacle fue el partido ante Chile, claro.

Pero antes de la humillante derrota en los cuartos de final del torneo continental, el trabajo de la zaga mexicana y la rotación de jugadores por parte del técnico en esta línea, daba avisos de que algo no estaba bien.

Siempre se escucharon de Osorio los “eternos” problemas a balón parado como el argumento para explicar los goles encajados ante Uruguay, Jamaica y Venezuela. Pero el técnico de la Selección Nacional nunca atendió los cuestionamientos por los huecos que dejaba su zona defensiva y que no fueron aprovechados por sus rivales en esos momentos.

Y eso comenzó desde el amistoso frente a Chile, curiosamente, en el último de preparación antes de la copa. En ese duelo, los andinos tuvieron al menos cuatro opciones para marcar con Alexis Sánchez, Puch y Mena como los protagonistas de un encuentro del que Osorio olvidó las conclusiones y no corrigió los errores.

En aquella noche en San Diego, México ganó hacia el final del partido y se olvidó de los yerros por la algarabía del triunfo. Lo mismo pasó en sus primeros tres juegos de la competencia.

¿Pero cuántas veces repitió su línea defensiva? ¿Cuánto ayudó la rotación y cuánto perjudicó?

De los once partidos que ha dirigido a la selección nacional, el colombiano ha utilizado la línea de cuatro defensores en siete ocasiones y la de tres en cuatro. Entre todos los movimientos que realizó durante los amistosos y oficiales,  solamente repitió a los jugadores y el dibujo en la cancha en una ocasión.

Fue en el partido del sábado en Santa Clara y en el que disputaron por la eliminatoria en Vancouver. En estos dos partidos utilizó de inicio a Paúl Aguilar, Néstor Araujo, Héctor Moreno y Miguel Layún.

El resultado de tantos movimientos: una descoordinación que se reflejó en la zona baja de la selección nacional, que al no ser aprovechada por la falta de contundencia de los rivales, pasaba a segundo plano. El triunfo disfrazaba las carencias.

De todos los jugadores que utilizó, quienes más veces trabajaron juntos fueron Héctor Moreno y Néstor Araujo, quienes  ya fuera en línea de cuatro o tres, tuvieron participación en cinco ocasiones.

Contra los uruguayos y jamaicanos utilizaron a tres en el fondo. Ambos rivales tuvieron opciones y hasta se presentaron problemas en la salida, perdieron el balón y se salvaron por las buenas actuaciones de los porteros, en donde también hubo la famosa rotación. Ante los venezolanos y chilenos, la línea de cuatro atrás sufrió la misma descoordinación y ahí el resultado.

Después de esta derrota, Osorio tendrá tiempo de reflexión para modificar el método y las formas de trabajo antes de continuar con su proceso, si es que los federativos no tomen alguna decisión que corte con este proyecto.