Diego Silveti corta oreja en Torremolinos

Mexico, 2014-09-04 21:14:23 | Redacción ESTO

Foto: Archivo ESTO

México, 4 Sep. (Notimex).- El diestro mexicano Diego Silveti cortó hoy una oreja en la corrida realizada en Torremolinos, en Málaga, España, en la que el torero local Manuel Díaz “El Cordobés” se llevó los máximos trofeos y además logró un indulto.

Silveti y “El Cordobés” alternaron en este cartel de la Feria 2014 de esta ciudad española, con el rejoneador portugués Miguel Moura, quien también cortó un apéndice.

Se lidiaron astados de la dehesa de Madroñiz, todos de buena presencia física y con un juego bastante aceptable. Destacó el corrido en quinto sitio, el cual mereció el indulto.

Diego logró en su primer turno una faena meritoria, lucida y muy valiente, en la cual dominó a su complicado rival, hasta “meterlo” en su muleta con variadas y bien rematadas tandas por ambos lados. Mató con un espadazo y se llevó una merecida oreja.

Con su segundo toro volvió a lucir con otro trasteo de mérito y voluntad, en el que siempre estuvo por encima de su rival, al que despachó con problemas, de ahí que perdió algún posible trofeo para escuchar una fuerte ovación.

Abrió el rejoneador Miguel Moura con una monta temeraria y lucida, en la cual mostró variadas suertes sobre sus cabalgadoras. Mató con buena estocada y se llevó una oreja. Con su segundo poco logró, para terminar con palmas.

“El Cordobés” logró en su primer turno una faena templada, valiente y lucida, en la que mostró su amplia experiencia para dominar a su astado, el cual fue noble y bravo. Culminó su faena con un certero espadazo para cortar las dos merecidas orejas y tener petición de rabo no concedido.

Lo mejor para el español se dio en su segundo toro, ante el mejor del encierro y con el que firmó una faena ceñida, valiente y muy decorada, en la que hilvanó variadas tandas por ambos lados ante los “olés” del público.

Cuando se dispuso a matar al noble y bravo ejemplar, el presente solicitó el indulto, que fue aceptado por la autoridad, por lo que el diestro local recibió los trofeos simbólicos y el ejemplar regresó vivo entre honores, a las corraletas.