Vanessa Zambotti, una dosis de éxitos

Mexico, 2016-06-28 20:28:58 | Redacción ESTO

POR GUILLERMO MARTÍNEZ G.

NOMBRE: Vanessa Martina Zambotti Barreto

Ciudad: Chihuahua

Deporte: judo.

Categoría: más 78 kilos

Es en la actualidad la mejor judoca en la historia de este deporte en México.

Río 2016, serán sus cuartos Juegos Olímpicos.

“Los campeones se hacen de dos mil derrotas y mil triunfos”: Vanessa.

Ella comenzó en esta disciplina jugando luchas con su hermano Edgar, Rompían las camas y ponían latas de chocolate de soporte. Incluso su primera medalla fue de chocolate en el kinder, posteriormente fue acumulando cientos de preseas durante su trayectoria deportiva.

Después de Río se dedicará a su carrera de Ciencias de la Comunicación.

Su presencia constituye una dosis de éxitos.

A veces levantándose sola cuando  caí.

Sólo así Vanessa Zambotti se hizo fuerte y fue cumpliendo  sus metas.

Reflexiva, callada.

Con los atributos del judo en su personalidad.

Zambotti cumple muchos años fuera de su natal Chihuahua.

Al principio jugaba luchas con su hermano Edgar.

Rompían las camas y para que no se dieran cuenta sus papás –Esther y Lino-, ponían latas de chocolate debajo del tambor.

“Además de que mi primera medalla fue de chocolate en el kinder. Iba bien, y así me premiaban. Desde entonces no puedo hablar de otra cosa que no sea del judo, el cual me ha extendido su cariño en competencias. Claro que con lesiones, pero así es el amor con el deporte”.

Mujer que cuando tiene una derrota, le dedica más horas a los entrenamientos para después vengarse.

Silenciosa a la hora de preparar sus estrategias.

Otro motor  es la entrenadora Daima Beltrán.

“Las campeones se hacen a través de dos mil derrotas y mil victorias. Siempre he hecho lo que me corresponde sin fijarme en los demás. Enfocada en lo mío, con sacrificios. Estudiaba diseñadora gráfica, pero me atrapó el judo y ya no pude hacerlo a un lado”.

El sudor de Zambotti Barreto refleja pasión, el trabajo, el honor de representar a las  mexicanas.

Vanessa es parte de la historia del movimiento olímpico.

Una mujer que con solamente 70 pesos, un día llegó a la Ciudad de México para pedir una oportunidad de ser seleccionada en el Comité Olímpico Mexicano.

Así se fue formando en lo que ama, el judo.

Pasó el tiempo y ahora tiene en su haber cuatro ciclos Olímpicos -Atenas 2004, Beijing 2008, Londres 2012- y Río 2016.

Y sólo desea una cosa para cuando se aleje del tatami:

“Que los niños se acerquen para pedirme consejos y que conozcan la filosofía del judo. He tratado de dejar cosas positivas como guerrera, luchona, impulsada siempre por llegar a unos Juegos Olímpicos”.