"Vivimos un sueño, pero todo acaba", Gudjohnssen

Mexico, 2016-07-04 13:40:42 | EFE

“Vivimos un sueño, pero todo sueño acaba”. El lacónico mensaje colgado en las redes sociales por de Eidur Gudjohnssen, la leyenda del fútbol islandés, refleja el sentir de un grupo de jugadores que llegaron a Francia, hace un mes, siendo prácticamente anónimos y regresan a su país este lunes como héroes.

Nunca una derrota ha sido tan aplaudida. La selección islandesa, que perdió anoche en el estadio de Francia, por 5-2, y ya en el descanso sabía que tendría que hacer las maletas (4-0), fue la gran homenajeada en Saint Denis.

Por sus admirables aficionados, que volvieron a asombrar con su grito de guerra, por los seguidores franceses, que se sumaron a la fiesta, y hasta por muchos de los jugadores de Didier Deschamps, más pendientes de la grada vikinga que de su propia fiesta tras asegurar una plaza en la semifinal.

Islandia llegó hace un mes a Annecy, cerca de los Alpes, como un equipo exótico más. Se suponía que su paso por el torneo sería fugaz, más preocupado por evitar goleadas ante rivales mucho más poderosos que de pensar en la clasificación.

Y, sin embargo, se han convertido en los protagonistas. Un soplo de aire fresco en un torneo que comenzó amenazado por el terrorismo, que fue secuestrado por los “hooligans” tras la primera jornada y, al final, recuperó la sonrisa con los milagros islandeses.

Con su portero-director de cine, su fiero capitán, exjugador de balonmano con novia espectacular, y su segundo entrenador exdentista.

Ahora, concluido el sueño, regresan a Islandia donde van a ser recibidos como héroes por miles de aficionados que consideran que han recuperado el orgullo de un país golpeado por la crisis bancaria o los papeles de Panamá, que provocaron la dimisión del primer ministros Olafur Ragnar Grimsson.

Su sucesor en el cargo, Gudni Johannesson, elegido en las urnas un día antes del partido contra Inglaterra, voló 24 horas después a Francia para presenciar en Niza la mayor gesta en la historia de la Eurocopa: el triunfo de su selección sobre Inglaterra (2-1).

Además, lo hizo en la grada, porque en el palco VIP explicó que no podría disfrutar del ambiente único que crean los aficionados de su país.

Ya nada será igual para el fútbol islandés.

El sueco Lars Lagerback abandona la selección tras cuatro años. En principio, para irse a cuidar de sus nietos, aunque con 68 años no descarta volver a entrenar si tiene una buena oferta.

Asumirá como único seleccionador Heimir Hallgrimsson, la otra parte contratante en el banquillo islandés, que se supone que hecho el máster en fútbol internacional en esta Eurocopa, no tendrá problemas para mantener el progreso del conjunto. Al fin y al cabo, alguien que era capaz de convencer a la gente de que las endodoncias no duelen, lo tiene más fácil para mentalizar a sus jugadores de que no son inferiores a nadie.

Cambia la vida también para jugadores como Aron Gunnarsson o Gilfy Sigurdsson, que cuando parecía que habían bajado un escalón, han recuperado su cotización, como también Ragnar Sigurdsson, el central goleador, por el que se ha interesado el Leicester.

Pero, antes de todo eso, de que se concreten las ofertas, el equipo regresa a Islandia para ser homenajeado por miles de compatriotas, para vivir la fiesta que pondrá fin a un mes mágico. EFE