Diablos dejó ir el triunfo ante Sultanes

Mexico, 2016-07-06 00:21:24 | Redacción ESTO

POR ALFREDO VALVERDE VERDEJA

FOTOS DE OSWALDO FIGUEROA

Missael Guzmán conectó sencillo productor en la parte alta del décimo episodio para que los Sultanes de Monterrey rompieran el empate y se encaminaron al triunfo de 13-10 ante los Diablos Rojos del México que mostraron que su relevo corto Manny Acosta es su peor enemigo, al permitir ocho anotaciones en menos de dos entradas de labor.

El encuentro se desarrolló bajo la lluvia que al final de cuentas perjudicó a los locales, que sufrieron su sexto descalabro en fila ante los regiomontanos.

Ken Sigman abrió por los norteños y bajo la mirada de su bella esposa Bárbara Mori hizo ver mal a los cañoneros locales. Mori estuvo acompañado por amistades y familiares, que ocuparon uno de los palcos del Fray Nano.

Diablos tuvo ventaja de 9-4, producto de jonrones de dos carreras de Juan Carlos Gamboa (7) y de Cyle Hankerd (13), pero su bullpen le falló.

 

PARA LLORAR

Sin tener la necesidad de recurrir a su cerrador Manny Acosta, por la ventaja de 9-5 el manager escarlata, José Luis “Borrego” Sandoval lo llamó en lugar de Luis Ignacio Ayala.

Ramón Ríos recibió pasaporte, Missael Guzmán vio pasar el tercer strike, el emergente Víctor Mendoza pegó sencillo, Dave Sappelt fue caminado para llenar las almohadillas. Walter Ibarra entregó en la registradora a Ríos. Faltaba un out, pero Chris Roberson metió dos con indiscutible y Zoilo Almonte rebotó la esférica de línea en la pizarra del jardín derecho para darle la vuelta al partido.

Para fortuna de los capitalinos, Dan Black descargó bambinazo solitario ante el relevista zurdo Atahualpa Severino y emparejó de nueva cuenta la pizarra. La victoria fue para Hassan Peña (3-0).

 

SE MURIÓ CON ACOSTA

El taponero rojo se mantuvo en el cerrito para el décimo tramo, y se volvió a mostrar descontrolado, Agustín Murillo recibió base por bolas, Ríos empalmó indiscutible y Guzmán también respondió con hit productor. Hasta ahí duró la labor de Acosta, pero Nathanael Santiago fue saludado por Said Gutiérrez con imparable remolcador. La cuenta se cerró con un lanzamiento descontrolado.

 

Y TRABAJA PARA ELLOS

No solamente le falló el pitcheo de relevo a los escarlatas, también su anotador oficial César Galaviz, quien le perdonó un error al segunda base Carlos Figueroa, a quien la pelota le pasó por debajo de sus piernas. Era un batazo ideal para doble matanza, que se convirtió en carrera limpia y perjudicó al lanzador Ayala, al elevar su efectividad.