Luis Enrique Lemus tuvo los santos de cabeza

POR HÉCTOR REYES

A media noche, Luis Enrique Lemus recibió la noticia de que era el seleccionado nacional a los Juegos Olímpicos de Río 2016, en el preámbulo del Tour Ciclista Sibiu, en Rumania, donde corre con el equipo profesional israelí “Academia de Ciclismo”.

Después de eso ya no pudo dormir, no supo sí era por el cambio de horario o simplemente la emoción. Todavía no lo asimila, estaba más concentrado en la competencia que inició el miércoles.

En la primera etapa celebrada ayer, el ciclista mexicano de 24 años se ubicó en el lugar 63, a seis segundos del ganador de la prueba, el austriaco Steel Von Hoff, sobre una recorrido de 193.5 kilómetros, con un tiempo de 4:42’38’’.

Luis, aunque está emocionado, no se precipita, la carrera inscrita dentro del Tour Europeo es muy importante para el equipo y en este primer tramo colocaron al polaco Emanuel Piaskowsy y al israelí Roy Goldstein, en los lugares 11 y 16, con el mismo tiempo del ganador.

El ciclista, que se proclamó campeón nacional y con ello obtuvo el pase olímpico quiere concentrarse en la carrera que está haciendo, ya habrá tiempo para disfrutar lo que vive, dijo que una carrera a la vez y ahora tiene el objetivo de pasar el tour sin mayores complicaciones, pelear las etapas y la clasificación general.

Expresó, sin embargo,  que la designación olímpica fue un sueño, algo que no lo esperaba,  ni siquiera lo pensaba lograr, dijo: “no es algo en lo que estuviera pensando como un objetivo, simplemente mi estrategia después del accidente fue dar lo mejor de mí en cada carrera y eso es lo que hago, sigo trabajando y en cada competencia dar lo mejor de mí sin importar el resultado”.

Antes de llegar al equipo israelí militó para dos representativos de los Estados Unidos a partir del 2012.

A raíz del accidente que sufrió en la primera prueba de la temporada,  su visión actual es diferente, la fractura, señaló, le ayudó mucho a ser un mejor atleta. En el Tour de Beauce, en Canadá, previo al Nacional, se ubicó segundo en la clasificación de montaña, 22 en la general y segundo de una etapa. Muestra que estaba de regreso.

Originario de Aguascalientes, Luis Enrique correrá en Río de Janeiro con el apoyo del compañero de equipo, Dan Craven, único representante de Namibia. Entre los dos podrán apoyarse en el recorrido,  aunque tendrá libertad de acción y espera cruzar la meta sin que quede ningún sentimiento de duda, de que pudo hacer algo mejor, sino haber dado todo.

“No voy con la mentalidad de pararme y tomarme una foto, voy con el objetivo de participar representando a mi país y sé lo que eso significa y sé lo que el país merece y merece mi mayor esfuerzo”, afirmó el ciclista, que esperó la elección de la Federación Mexicana de Ciclismo con los “santos de cabeza”

Corrupción frena desarrollo deportivo en México: Salvador Sobrino

La Conade tiene algunas manchas negras en su historia

Edson Ramírez, promesa del Tiro Deportivo

Quiere seguir los pasos de Gustavo Huet, primer medallista olímpico de México

FODEPAR se analizará, seguirán los apoyos: Mario Delgado

Estudiarán si el fondo es la mejor opción para administrar recursos

Paola Longoria, campeona de la LPRT

La temporada 2019-2020 llegó a su fin y por décima primera vez la potosina se alza con el título

NOTICIAS
<