Deschamps, el arquitecto de un equipo ganador

Mexico, 2016-07-08 14:00:01 | AFP

Foto: AP

Del partido ganado 3-0 ante Ucrania que clasificó para el Mundial-2014 en noviembre de 2013 hasta la victoria en semifinales de la Eurocopa-2016 ante Alemania el jueves, Didier Deschamps ha tenido que recomponer varias veces el puzzle de la selección francesa, que jugará la final después de enfrentarse a infinidad de condicionamientos y contratiempos.

– El revulsivo ucraniano –

Las primeras decisiones importantes de Deschamps se dejan sentir entre los dos partidos del repechaje clasificatorio para el Mundial de Brasil-2014. Después de perder 2-0 en Ucrania en el partido de ida en noviembre de 2013, Deschamps tuvo apenas cuatro días para removilizar a sus tropas y encontrar la fórmula mágica, después de un primer año y medio de pruebas.

Ese momento en el que tomó de verdad las riendas del equipo se tradujo en apartar a Samir Nasri, tanto por su pobre actuación en Kiev como por su comportamiento nefasto según varios pesos pesados como el arquero Hugo Lloris, y en sentar en el banquillo a Eric Abidal.

Contó entonces con Mathieu Valbuena, Mamadou Sakho y también con Karim Benzema, entonces en plena crisis de confianza.

Sakho, que consiguió un ‘doblete’, y Benzema remontaron el partido (3-0) y enviaron a los Bleus a Brasil. Ese día nació una nueva selección de Francia, cree Deschamps, que además encontró un sistema (4-3-3) al que fue fiel hasta esta Eurocopa.

Foto: AP

– El caso Benzema –

Todos los planes del seleccionador comenzaron a venirse abajo a partir del 5 de noviembre de 2015 y la imputación de Karim Benzema en el caso de chantaje con un vídeo sexual. El atacante número 1 de los Bleus fue declarado no seleccionable por la Federación Francesa de Fútbol (FFF) esperando que su “situación judicial” evolucionara antes de ser definitivamente descartado en abril de 2016.

Deschamps, que durante mucho tiempo esperó poder recuperar a Benzema, finalmente renuncia a ello: presentía una presión política y popular preocupante durante un torneo en suelo francés y decide, de acuerdo con el presidente de la FFF Noël Le Graët, no contar con el atacante del Real Madrid, estimando que tenía más que perder que lo que podía ganar con su presencia.

Los hechos le han dado la razón, con el brillo de la pareja Antoine Griezmann-Olivier Giroud, la revelación de Dimitri Payet y la juventud esperanzadora que encarna Kingsley Coman.

Foto: AFP

– La hecatombe en defensa –

El mismo pragmatismo tuvo durante una fase de preparación caótica. Justo antes del inicio de la concentración, Deschamps registró la baja de Raphaël Varane, lesionado en un muslo, pese a que los plazos estimados de recuperación podrían haberle hecho estar disponible para los partidos de las rondas de eliminación directa. El técnico francés no quiso revivir los precedentes de Zidane (Mundial-2002) y Vieira (Eurocopa-2008), que llegaron lesionados a fases finales.

Llamó entonces a Adil Rami, no convocado desde hacía 3 años, antes que confiar en Samuel Umtiti, uno de los que había incluido inicialmente en la lista de reservas. Finalmente, Umtiti, futuro jugador del FC Barcelona, entró en la lista de 23 cuando Jérémy Mathieu fue declarado baja.

Por su parte, en el caso de Mamadou Sakho, Deschamps no tenía por contra opción y tuvo que enfrentarse al hecho de la suspensión provisional del defensa del Liverpool por una infracción de la legislación antidopaje.

Foto: AP

Teniendo que enfrentarse a esas bajas no previstas, el seleccionador supo encontrar soluciones. Además de Rami, dio un impulso a Payet e hizo de Olivier Giroud su delantero número 1 en lugar de Benzema.

Desde el inicio de la Eurocopa supo encontrar una solución que ha dado muchos resultados, reposicionando a Antoine Griezmann a un lugar mucho más cerca de Giroud, que se ha traducido en goles del atacante del Atlético de Madrid, máximo anotador del torneo (6 dianas).

Griezmann fue el héroe sobre todo ante Irlanda, con un ‘doblete’ que permitió remontar 2-1 en octavos de final, y con otros dos goles para ganar 2-0 a Alemania en semifinales.

Al puzzle sólo le falta quedar enmarcado y para eso es vital ganar la final del domingo, donde puede poner un final feliz a una historia plagada de obstáculos.