La caminata, a romper la sequía

Mexico, 2016-07-09 23:35:45 | Redacción ESTO

POR GUILLERMO MARTÍNEZ G.

Noé Hernández fue el último en conseguir una presea en Sydney 2000, en los 20 kilómetros y Joel Sánchez, plata, en los 50 kilómetros, en el mismo escenario.

Duele saber que la marcha mexicana no es puntero.

Recordemos que el primero que ganó una presea en esta disciplina fue José Pedraza Zúñiga, en México 68, con Jerzy Hausleber, el llamado padre de la caminata.

La presea de los 20k de hace 16 años fue con el entrenador Pedro Aroche, quien también ayudó a Carlos Mercenario en su momento, y el andarín fue quien salvó a la delegación mexicana en los Juegos de Barcelona, al conquistar la única presea en los 50 kilómetros.

Mientras que Joel Sánchez lo logró con Hausleber, quien además tuvo de pupilos a los medallistas olímpicos, Ernesto Canto, Daniel Bautista, Joel Sánchez, entre otros.

Después de este golpe de ausencia, la marcha se presenta con una juventud ávida de romper la sequía en los Juegos Olímpicos de Río 2016.

La tradición debe continuar con esta nueva generación de talentos que lucharon contra todos los pronósticos para alcanzar el objetivo de estar en la justa veraniega.

Llegan sin ser favoritos y ese será un factor importante para ellos.

En 20 kilómetros mujeres estarán Guadalupe González quien tiene la mejor marca del Continente, con 1:26’17’’; Alejandra Ortega con su mejor marca de 1:29’35’’, y Guadalupe Sánchez Magaña, quien se alcanzó a colar.

En varones hombres están los juveniles Ever Palma con 1:19’38’’; Pedro Daniel con 1:20’ 52’’ y Julio César Salazar, 1:26’49’’, quien este año estuvo a punto de dejar la caminata por falta de apoyos y finalmente también logró su mejor registro.

En 50 van Horacio Nava con un crono de 3:45’41’’, Omar Zepeda, 3:45’28’’, y José Leyver, 3:50’14. El primero asistirá a sus terceros Juegos, y los otros dos a sus segundos olímpicos.

Ellos saben que la nación está sedienta de volver a ser triunfadora en esta disciplina.

Aunque con más rivales de todas las latitudes del mundo.

Pero pueden dar el golpe mortal a sus contrincantes y levantar la caminata en el olimpismo.

Así lo manifestó Pedro Aroche, quien ahora busca otra medalla, pero con una marchista.

“Sabemos que no es imposible la misión. Son muchos los atributos con que cuentan estos jóvenes, aunque con poca experiencia olímpica. Lo bueno es que desean ser protagonistas y sacar adelante esta disciplina. Esperemos que la suerte esté de su lado”.

Con tantos años de experiencia, Aroche argumentó que la motivación es la misma.

“Siempre se tienen presentes los logros. Y esta vez me encuentro bien porque hemos sabido mantener el equipo. Hago lo mejor que puedo en cada ciclo olímpico. Esta vez me presentaré con una chica que tiene ambiciones, ideas y mucha fuerza de ser mejor. Eso me obliga a mí también para seguir buscando fórmulas para ellos y que continúen, a pesar de que tengan caídas y limitaciones económicas, puede más el hambre del triunfo”.