Diego del Real, con la fiesta olímpica

Mexico, 2016-07-11 22:50:29 | Redacción ESTO

POR GUILLERMO MARTÍNEZ G.

Ya trae la fiesta olímpica corriendo por sus venas.

Diego del Real, lanzador de martillo, acudió a recoger sus uniformes en el Comité Olímpico Mexicano, bailando a ritmo de banda.

Por su alegría, por saber que está en unos Juegos Olímpicos sin esperarlo, ya que a sus 22 años dijo que lo bueno sería en Tokio 2020.

“Gracias a Dios me alcancé a colar. Y lo mejor es que llego sin presión de nadie, más que de mí mismo, porque voy a jugar un papel importante. No puedo predecir una medalla, pero sí que ojalá esté en mis manos lograrla. El no ser el objeto de vista de nadie, me ayuda para no presionarme y trabajar en silencio. Que los resultados se den solos”.

Del Real comenzó a romper la marca nacional en los Relevos ESEF, después en el Nacional y otros eventos, hasta alcanzar 77.49 metros, cuando la marca mínima era de 77, que pedía la federación internacional.

“Tengo un muy buen trabajo. La verdad que no era sorpresivo lo que venía haciendo, porque así lo planeamos. Afortunadamente cuidamos que no hubiera lesiones. En verdad que solo pensaba en crecer en el deporte, pero se dio lo de Río y ando muy contento por eso”.

Con ello además, Diego está entre los mejores cinco del mundo.

“Antes era un compromiso con el deporte, con lo que buscaba en la vida, pero ahora que estoy clasificado es una doble responsabilidad. Pero sigo siendo el mismo, con una preparación deportiva que me ha costado pero que me gusta. Así lo disfruto más”.

Entrenado por el cubano Alejandro Laverdesque, el estudiante de la UANL, quiere alcanzar al mejor del mundo en martillo, Sergei Marghiev, que tiene una marca de 78.48 metros.

“Vamos poco a poco, tranquilos. Hay mucho camino por delante, aunque hay que aprovechar cada momento. Viene lo más difícil que es dar la cara por México. Así que no hay que perder la concentración para superando la marca”.

Diego estará en Brasil el día 12 de agosto y competirá del 17 al 19.