Omar Bravo no le cierra las puertas al Rebaño

Mexico, 2016-07-13 18:52:06 | Redacción ESTO

RAFAEL HUESCA GONZÁLEZ

La experiencia es como de película. Prácticamente la mayoría de los espectadores desconocen el final, pero los protagonistas ya saben lo que sucederá después de su última final con las Chivas, en Carson, California. Esa es la vivencia de Omar Bravo, quien por eso no para de reír y brincar. Celebra como nunca antes cuando cae el gol con el que el Guadalajara liquida al Veracruz. Enseguida, levanta el trofeo como si se tratara de la mismísima Copa del Mundo.

Significaba su adiós del Rebaño. La Supercopa significa ese trofeo inolvidable, el boleto a la Libertadores redondea la mágica despedida. Al día siguiente se anuncia su paso a la NASL, con el RailHawks.

“No hubiese existido otro escenario mejor que este”, descubre orgulloso. “Fue como un sueño, poder levantar un título, abrir la ventana para la Libertadores y con un gol, aparte de que en Los Ángeles, o en Carson, y en ese estadio siempre hemos sido locales, arropados por esa gente incondicional, leal. Qué mejor escenario que ese para un jugador y para mí, en lo personal, de tener la alegría de compartir con los compañeros”, argumenta.

“Sí, era por eso (tanta felicidad)”, dice ahora, satisfecho del desenlace de la enredosa trama que le ha dado el futbol. “Se podía ver como algo exagerado (la celebración), pero más bien era el pase a Libertadores, porque sabía que era mi último juego en Guadalajara. Nunca digas nunca, eso hay que dejarlo claro, pero en este momento fue mi último juego en Chivas”, comenta.

Y es entonces cuando deja abierta la posibilidad de una cuarta edición en el Rebaño. Sí, por qué no. Podría regresar a Guadalajara en busca de una despedida digna del más grande goleador en la historia del club rojiblanco. “En realidad, nunca digas nunca”, ataja Omar, esperanzado en otro regreso. “No puedo adelantarme al futuro, vivo el presente. Pero la vida y el futbol me han ayudado a esperar tiempos y momentos. No me puedo adelantar a cosas. Hay que dejar que el futbol siga. Cada quien en su manera de verlo mejor. He estado en situaciones complicadas, donde el futbol me ha enseñado a saber esperar”.

Sí, y después de todo, ¿por qué no?