América

Zelada, mejor portero del América, disfruta su momento

Mexico, 2016-07-15 09:28:39 | Redacción ESTO

Foto: Jesús Téllez

POR RAFAEL HUESCA Y ERNESTO CASTELLANOS G.
FOTOS: JESÚS TÉLLEZ

LA redacción de ESTO vivió anoche un momento muy especial. Y es que no siempre se puede tener un invitado de la talla de Héctor Miguel Zelada, una de las figuras sagradas del América de todos los tiempos, de sus cien años de historia.
Héctor irradia felicidad, y no es para menos, ya que los aficionados americanistas en una encuesta acaban de elegirlo como el mejor portero del América de toda su historia, superando ampliamente en la votación a otros grandes arqueros que vistieron la playera de Las Águilas.
En estos momentos está el proceso para escoger al once ideal del América. Y ya hay un elegido, ese es Zelada, todo un referente del equipo de Coapa, amado por millones, y odiado por millones.

ESTOY VIVO
Para Héctor Miguel los últimos días han sido de muchas emociones.
“Cómo se han sucedido las cosas. Acabo de regresar de Argentina, estuve en la celebración de los 30 años de la coronación de la Selección de mi país en la Copa del Mundo de 1986. Fue algo inolvidable, ahí estuvimos todos, llegó Diego (Maradona), el hombre del liderazgo del equipo. Algo inolvidable. Y regreso a México, no lo sabía, me encuentro con que el público, la afición americanista me designa como el mejor jugador del equipo de toda su historia. Me llaman por teléfono, me felicitan en la calle, en el restaurant, mis amigos me llaman, y apenas me está cayendo el veinte de lo que sucedió. Me emociona, me siento orgulloso”.
“Quiero decirles que venía a México solamente por una temporada, y regresaría a Argentina, quizá para jugar en el Independiente. Pero no sucedió, y ya llevo aquí 37 años, con cuatro hijos mexicanos. Bendito América, y bendito México, mi agradecimiento al futbol mexicano. Aquí sólo he recibido buen trato, esta gente es increíble”.
El sábado será reconocido en el Azteca: “Esta distinción me vuelve a demostrar que estoy vivo, deseo disfrutar esta designación, odiado o querido. El resultado de la encuesta me sorprende, porque quienes me vieron jugar no son los jóvenes de ahora, sino sus padres. Pero sigo vigente. Fueron ocho o nueve años en los que logré mantenerme vigente, como protagonista del América, que lo es todo para mí”.
“Con el América viví mis mejores momentos, tres títulos, el Prode 86, y mucho más”.
Recuerdos hubo de sobra en esta gran visita, del guardameta más grande en la historia del americanismo, según la votación del público.

SU MOMENTO MÁS GRANDE
Ganarle el campeonato a Chivas

FUE una plática sustanciosa, salpicada de grandes recuerdos, de momentos que han quedado grabados para siempre en la vida de Héctor Miguel Zelada, el arquero argentino que vivió como titular la mejor década del América, la de los años 80.
Cuando le preguntamos a Héctor cual habría sido el momento supremo de su carrera, el triunfo más dulce, dijo: “Sin duda aquel juego de junio de 1984 en el estadio Azteca, cuando derrotamos 3-1 al Guadalajara, el gran rival, para conquistar el título de Liga. Ha sido la única vez en la historia en la que América y Chivas han llegado a la gran final, y ese juego lo ganamos. A la afición americanista le dimos la alegría más grande, y a los del Guadalajara, el momento más amargo de su historia. Pero así es el futbol, así es la vida”, dijo satisfecho y categórico en su visita a ESTO.

AQUEL PENAL
Momento decisivo en ese encuentro fue el penal que Zelada le detuvo a Cisneros: “Las cosas comenzaron mal para nosotros. A eso de los 22 minutos, Armando Manzo es expulsado. Me dio mucho coraje, le dije de todo. Y después a los 42 minutos, con el Guadalajara encima nos marcan un penal. El ‘Snoopy’ Pérez golpea a Cristóbal Ortega, una falta que no se marca, ‘Snoopy’ enfila hacia el marco, y yo me tiro por instinto. Lo derribo y se marca el penalti. Pensé: Ya perdimos. Cuando Cisneros se dispuso a cobrar el penal, miré al lado izquierdo dos veces. Por un momento lo vi a los ojos, luego él me vio. Dije, ya cayó. Me tiré a mi lado derecho y detuve el disparo. A partir de ese momento esa acción fue una inyección para todo el equipo. Así nos fuimos al descanso. Éramos diez contra once, pero nosotros, decididos a ganar. Y así fue. El triunfo que más gocé en mi carrera. Después nos fuimos arriba 1-0, más adelante 2-0, Chivas se pone 2-1 con un penal injusto, porque marcan una mano que no fue. Y hacia el final, el remate con el gol de Aguirre”.
Años después, Zelada se reunió en Querétaro con Cisneros. Me visitó, hablamos de todo, de ese encuentro, del penal. Un partido que para mi fue la gloria, para él, desgraciadamente y me duele decirlo por ser un compañero de profesión, su sepultura”. (Castellanos)