Austria y Suecia reparten puntos en el arranque de la fase de clasificación para la Euro

Mexico, 2014-09-08 18:21:02 | Redacción ESTO

Viena, 8 sep (EFE).- Suecia arrancó un valioso empate a Austria en Viena en un partido del grupo G en el que los alpinos propusieron más, pero la falta de precisión y acierto ante el gol les amargó el debut en la fase clasificatoria para la Eurocopa de Francia 2016.

Desde los primeros compases, Austria trató de hacer valer el factor cancha con una presión sobre la salida del balón de Suecia y un juego vertical en ataque.

Y pronto la estrategia pareció dar resultado. Una internada de David Alaba cortada por Sebastian Larsson con la mano acabó en un claro penalti.

El propio defensa del Bayern de Múnich se encargó en el minuto 7 de convertir la pena máxima con un potente disparo por la izquierda que engañó a Andreas Isaksson.

Poco le duró la alegría a los austríacos. En el minuto 12, una falta lanzada al área austríaca por los suecos la cedió de cabeza Zlatan Ibrahimovic a Erkan Zengin, que tras acomodarse el balón fusiló al arquero austríaco Robert Almer.

Pudo ser peor: apenas tres minutos después una gran jugada de Zengin acabó en el travesaño tras deshacerse del lateral austríaco Florian Klein.

Tras la igualada sueca, los austríacos pasaron por su peor momento, aunque poco a poco volvieron a hacerse con los mandos del partido. Su dominio, sin embargo, no se traducía en un peligro claro por la falta de precisión en ataque.

Los suecos se conformaron con aguantar las arremetidas de los alpinos y confiaron sus bazas en algún contraataque o en una acción de Ibrahimovic, que no cuajó un gran partido.

En los minutos finales de la primera parte, Isaksson desbarató un par de buenas ocasiones de los austríacos.

Una fue un disparo a media vuelta de Martin Harnik. En la otra el volante Julian Baumgartlinger acabó un contragolpe austríaco con un lanzamiento que atajó el meta sueco.

La segunda mitad comenzó con el mismo guión: los austríacos asediando la meta sueca, que redoblaron su apuesta defensiva dejando como único jugador adelantado a Ibrahimovic.

Sin embargo, la falta de acierto de Austria, que puso muchas más ganas que fútbol, y el orden defensivo de los nórdicos, se conjuraron para que el marcador no se volviera a mover.