Joselito Velázquez, sangre de campeón

Mexico, 2016-07-28 20:24:53 | Héctor Reyes

Mientras peleaba, iniciado el primer combate del Campeonato Mundial se le desprendió el hombro. Una tragedia para cualquier boxeador y máxime si se trata de un año olímpico. Joselito Velázquez estaba prácticamente desahuciado, los Juegos Olímpicos de Río serían cosa del pasado.

Sin embargo, puede contar que dentro de la fatalidad también hay camino de esperanza. Una lesión como la que sufrió termina en el quirófano generalmente y, aunque extraña por la forma que ocurrió, el destino le tenía marcado otro camino.

También puedes leer: USAIN BOLT YA ESTÁ EN RÍO

Desafortunadamente, a principios de año, en el mes de febrero sufrí una lesión; pero, gracias a Dios ya recuperado, por algo pasan las cosas, con seis peleas en el último torneo clasificatorio a Juegos Olímpicos me siento bastante fuerte. Le peleé a boxeadores de gran talla y ahora con las esperanzas de darle un buen resultado para México”, sentenció.

A su llegada a Río de Janeiro, junto con sus cinco compañeros bajaron del autobús con una expresión de orgullo, una sonrisa de satisfacción, de dar el primer paso. Quedaron atrás los boteos por las calles aledañas al Comité Olímpico Mexicano, la falta de fogueo por las pugnas entre directivos.

Joselito afirmó que la lesión es cosa del pasado, no la quiere invocar, la olvido en lo más recóndito de la memoria, el presente tiene cinco aros y un podio. La meta a perseguir ahora, a la espera de subir al ring por él, su familia y México.

También puedes leer: MÉXICO ES EL QUINTO PAÍS EN ESGRIMA CON SIETE CALIFICADOS

“Somos un equipo entrecomillado bastante joven, con buena experiencia y ahora que hay más atletas se abren las posibilidades de medallas, pero hay que trabajar, no nada más hablar y ahora que los Juegos Olímpicos son en América nos va a ayudar bastante. No hay que pensar en las posibilidades, hay que hacerlo”.

Ilusionado, sí, pero dijo que hay que pensar en pelea a pelea. Es decir, llegó la hora de la verdad, la historia que resume un anhelo cultivado por años de trabajo en el gimnasio, concentrados en las instalaciones del CDOM, bajo un régimen estricto y agotador con dos o tres sesiones de entrenamiento al día.

Le he batallado para llegar a Juegos Olímpicos, tengo una familia humilde, de luchar bastante y no he sido la excepción”, declaró el talentoso púgil oaxaqueño, en la división de los 49 kilogramos.

También puedes leer: WHATSAPP SE UNE A LA FIEBRE DE RÍO 2016