Desangelado adiós para el Tricolor Sub23

Mexico, 2016-07-28 20:44:53 | Luis García Olivo / Enviado

Foto: Erik Estrella

México no tuvo la despedida que hubiera deseado. Anoche en la Angelópolis, un desangelado adiós dejó al Cuauhtémoc dudoso de lo que puede hacer el Tricolor en Río de Janeiro. Puebla se tuvo que conformar con un insípido empate, 0-0.

Una igualada en donde reinó el juego duro y certeras entradas, que a la postre y por fortuna no lesionó de gravedad a ningún jugador.

Los refuerzos mexicanos no pesaron como se creyó, pese a que los tres tuvieron minutos desde el inicio. Argentina supo darle mejor lectura al juego, al final se salieron con la suya y le arruinaron la despedida al cuadro azteca.

El tiempo no escatima y Alemania, desde Salvador de Bahía, ya espera al equipo del “Potro” Gutiérrez.

Sin un claro dominante, pero sí con muchas patadas, roces y un juego trabado a mitad de cancha, México y Argentina comenzaron las hostilidades previo a su aventura Olímpica.

 

Finalmente el “Potro” Gutiérrez pudo contar con sus tres refuerzos de lujo. Talavera mejoró de su lesión y fue a la portería, Torres Nilo ocupó la lateral izquierda y Oribe apareció solo en punta, solamente alinearon los mejores juveniles.

El técnico mexicano sorprendió con respecto a su último choque contra Zacatepec. Anoche inició con un 4-3-2-1, sistema que dejó atónitos a propios y extraños. Oribe fue el más exigido y cubierto por los pamperos.

Hirving pasó a ser el segundo en discordia. El elemento del Pachuca volanteó junto a Carlos Cisneros, por ende entretejieron varias aproximaciones por las bandas. Con patadas, los de Olarticoechea les bajaron los ánimos.

Los sudamericanos tampoco se quedaron atrás. A pelota parada fabricaron los primeros avisos en unos 45 minutos donde la pelota no salió de la mitad de campo.

 

El “Potro”, desesperado no encontró variantes. Con fuerza y ahínco motivó a los suyos. Mediante pelotazos encontraron a Oribe y Lozano, quienes no hicieron mucho frente a un corrioso argentino que estaba bien parado en su cancha. Cisneros se quiso unir a la fiesta. El volante de Chivas tuvo en una buena aproximación, se quedó a nada de perforar, el meta argentino leyó la jugada para evitar el gol. Talavera medio se despeinó en la siguiente. Par de roscas al entretiempo.

En busca de despedirse con victoria, Gutiérrez movió sus piezas. Sentó a Guzmán y Cisneros, Marco Bueno y el “Tortas” Pérez ingresaron. El esquema fue nuevo: 4-4-2.

El gol no tardó en llegar. El balón parado fue letal, pero éste fue anulado por fuera de lugar. México era otro en cuanto a ganas, empuje y actitud. Con más y mejor forma encerraron a los visitantes. Argentina modificó con Simeone y Lo Celso.

También puedes ver: El mensaje es claro, vamos por nuestra historia: Gutiérrez

El duelo no bajó de agresividad. México metió duro la pierna, los argentinos no se quedaron atrás. Lozano fue a la banca por Ponchito, hombre por hombre en busca del gol.

En la recta final, México intentó sacar agua del pozo. Ahora ya no mediante las jugadas elaboradas o tiros lejanos, sino a balón parado en donde casi todos fueron al ataque. Rulli no fue inquietado. Oribe pasó el complemento inadvertido, no generó nada y su rechifla se escuchó a la hora de dejar el campo en sustitución del “Cubo” Torres.

Gianetti calentó los ánimos con una mortífera entrada, pero el empate ya estaba firmado. ¡Una pena!

México se despidió de su país con un flojo 0-0 con la espera de que este marcador sea mero anecdotario. La defensa del oro inicia el próximo cuatro de agosto desde Salvador de Bahía ante la poderosa Alemania.