Al "Cubo" Torres no le asusta el título de favoritos

Mexico, 2016-08-02 20:30:41 | Redacción ESTO

SALVADOR DE BAHÍA.- Prensa internacional, el Comité organizador de Río 2016 y hasta todo Brasil ponen a México como el favorito para subirse al podio y colgarse la medalla de oro por encima de los anfitriones que contarán con los servicios de la estrella del Barcelona, Neymar.

Dicho protagonismo y reflectores no calan al interior de la Selección mexicana, en pocas palabras no se espantan y asumen su rol, ese con el que llegan luego del éxito de Londres 2012.

También puedes leer: Michael Phelps ya entrenó en Río 2016 

“Son cosas que sabíamos que iban a estar acá, venimos como los actuales campeones, defensores de la medalla de oro, pero no nos asusta, tomamos la responsabilidad, aceptamos lo que nos toca. Al final si dentro de la cancha no hacemos valer esa jerarquía que somos favoritos, de nada nos sirve que otras revistas u otros países estén especulando, lo que cuenta es lo que hagamos dentro de la cancha, vamos a demostrar que somos un buen equipo, tenemos un buen grupo y vamos por la medalla de oro”, dice un ambicioso Érick Torres, detrás de quien se numeran varios partidos en primera división y éxitos con el Tricolor juvenil e incluso actuaciones con la mayor.

Así que sabe de la importancia que representa ganarle a Alemania e iniciar con el pie derecho la justa llamada Río 2016. “Será un partido muy importante que nos va a dar mucha tranquilidad si lo ganamos, será importante empezar con el pie derecho”.

También puedes leer: Sigue toda la cobertura de Río 2016 AQUÍ

El elemento del Houston Dynamo reconoce que llega a Río 2016 con la misión de cumplir metas, una de ellas es “hacer cuatro o siete goles, es lo que mi familia y yo queremos como centro delantero”.

No obstante, “el torneo es de México, no estoy para que sea mi torneo, estoy para el beneficio del equipo, quiero que le vaya bien al cuadro, si me va bien le irá igual al equipo y estamos para apoyar al grupo”, confirma junto al Lábaro patrio mexicano. (Luis García Olivo/Enviado especial)