Mexico, 2014-06-10 08:42:12 | Itzel Ubiarco

Todo (casi) listo

Y LUEGO del periplo estadounidense, que dejó más enigmas que certezas, igual más bajas al mermado equipo tricolor, que tiene mucho corazón (y en la cancha, está a punto de demostrarlo), llegamos a Brasil.

Acá, en Río de Janeiro, la vida corre a otro ritmo, mucho más tranquilo que en otras partes del mundanal mundo, a pesar del tráfico de los diez mil demonios. Aquí, la gente calmada profesa mucha fe, incluso de que Brasil logre quedarse con el bonito trofeo que estará en discusión.

Es cosa de asombrarse que por las calles resulta muy raro mirar publicidad del campeonato mundial. A veces, si se fija uno bien, encuentra un cartelito o mínimo anuncio de la Copa. Sin duda parte del clima político-social, económico- administrativo, cómico-mágico-musical que no le den, internamente, tanta bola al torneo.

Las selecciones continúan arribando felices y contentas, las más; otras solo llegan y, tal como los siete enanitos de Blanca Nievas, se ponen a trabajar.

El centro mundial de prensa vuelve a ser, como en todas las ediciones de magno eventos, una torre de babel. Prácticamente el mundo entero está representado con enviados hambrientos de noticias y sedientos de gol.

El también llamado IBC, (International Broadcasting Center, por sus siglas en el idioma de Shakespeare) está casi listo; alguna alfombrita que colocar por aquí, unos cables que ocultar por allá, unas maderas que retirar por acullá, una manita de pintura en otro lado y estará listo, nada que no se resuelva en unos días. En ese ambiente constructor llegó cabalgando la noticia desde el cuartel general del Tri que el buen Miguel Herrera había tirado los caracoles y, como resultado, obtuvo el nombre de Francisco Guillermo Ochoa Magaña como el bueno para custodiar el arco nacional, de entrada, contra Camerún.

Sin duda, es un gran acierto del “Piojo”, y no porque Chuy o Talavera no merezcan la titularidad. Lo que sucede a estas alturas es que Memo ha despuntado, se le ve muy maduro y (dirían los ingenieros de la Fórmula Uno) más rodado. En los últimos juegos en que tuvo acción se notó la diferencia. Es más, en aquel juego contra Israel, en el que “el Maza” Rodríguez le pega tremendo descontón, sin querer, pero malagueño a Jesús (que nos dejó con el ídem en la boca), en el primer disparo que atajó Ochoa, mirando periféricamente a sus compañeros les hizo una seña con las manos diciéndoles “calma”. Hay quien asegura que incluyó la estoica frase del Chapulín Colorado: “que no panda el cúnico”.

Tal noticia, la de Paco Memo en el arco, encendió el optimismo entre los paisanos que ya se encuentran por acá, y la mayoría asegura un triunfo sobre los hermanos camerunenses, cosa que resulta difícil, mas no imposible. Sin embargo, no se puede pasar por alto el hecho de que si Miguelón repite la alineación del último juego, contra Portugal, con la inclusión de Ochoa, estaremos viendo un equipo mexica que nunca antes ha iniciado junto un encuentro.

Así las cosas, en cualquier lado, está todo (casi) listo.

Cierro con una obra titulada: “como mago”

“El Piojo” guarda la información,

está solo en su cabeza.

¿Repetirá alineación,

o habrá otra sorpresa?

Y si no, quéjense a la FIFA

Tuiter: @pollodetlalpan