El "Potro" se encomienda al Cristo de Corcovado

Mexico, 2016-08-10 10:38:36 | Luis García Olivo / Enviado

Foto: Luis García Olivo

Creyente del catolicismo, pero más de sus chavos, el “Potro” Gutiérrez no pierde de vista la medalla de oro en estos Juegos de Río 2016. Las lesiones de Oribe Peralta y Rodolfo Pizarro no estaban en el guión e hicieron un calvario luego de un rival a modo como lo fue Fiji.

México cuenta con el destino en sus propias manos, de ganar avanzaría a la siguiente ronda sin problema alguno, pero de empatar la calculadora y el resultado de Alemania vs. Fiji también estarían a la espera.

El panorama es alentador para el “Potro” y sus pupilos, creen firmemente en Cristo y en la siguiente fase, no luce descabellada la idea, tienen potencial para superar a Corea e instalarse en los cuartos de final de los Juegos Olímpicos.

La ruta hacia el oro sigue, no se pierde, no ha cambiado pese a perder hombres líderes como en el caso de Oribe Peralta y el vertiginoso Rodolfo Pizarro, en el plantel está el “Cubo”, un inspirado Érick Gutiérrez, un tenaz Marco Bueno, un fuerte Alfredo Talavera y un sonriente Ponchito González.

La idea no cambia. “Nuestro espíritu deportivo está intacto”. Los chavos Tricolores, tienen “el espíritu ganador  y nos quedamos con las ilusiones de Oribe y Pizarro, y también vamos a luchar por ellas”, dijo en su momento el “Potro” Gutiérrez, quien antes de llegar a Brasil, a Río 2016, se puso como reto ganar el oro.

“Eso lo pensamos día a día, semana a semana, concentración a concentración y partido a partido, vamos a Río por la medalla, sino a qué vamos”, recordó el propio “Potro”.

TAMBIÉN PUEDES LEER: Alejandra Valencia se instala en octavos de Tiro con Arco

Cierto, la situación se complicó más de lo esperado, pese a que México cuenta con una victoria y un empate que los ponen con cuatro unidades, las mismas con las que cuenta Corea, pero los asiáticos tienen una mayor diferencia de goles. La cosa no queda ahí, Alemania también ambiciona avanzar, suman dos puntos y tienen a Fiji, el rival a modo.

Así que todo puede pasar y las ilusiones pueden concluir en desilusiones, pero México avanzará, de eso está seguro el entrenador nacional, que toma con fuerza al símbolo brasileño, al símbolo de Río tallado en madera.

Nuestra mente no cambia, estamos mentalizados en el oro, en avanzar, en cumplir las expectativas porque queremos poner en alto el nombre de México”.

El reto es complicado desde el Mane Garrincha de Brasilia, Corea ha crecido en los últimos tiempos, y así como el Tricolor es el vigente campeón olímpico, despedazaron a Fiji, dieron un gran encuentro con Alemania y son los actuales medallistas de bronce por lo ocurrido en Londres 2012.

Las generaciones Sub-23 cambiaron a través de estos últimos cuatros años, aun así. “Tienen un gran equipo, individualidades que hay que tomar en cuenta, y como siempre, preocupándonos más por lo nuestro, y si hacemos bien lo nuestro el rival no juega”.

Sin embargo, México se ocupará “de defendernos bien, tienen jugadores buenos y talentosos, estamos a la altura de este desafío”.

Al Tricolor lo único que le sirve es el triunfo porque de empatar, la diferencia de goles los dejaría a la deriva, pero “sabemos la circunstancia de los goles, y vamos a evitarla con la victoria”, ambiciona el entrenador, que es apoyado en cuerpo y alma por Ponchito González, elemento de Rayados que vio su debut olímpico en el pasado encuentro ante Fiji.

Antes de partir hacia Brasil, el entonces jugador de los Zorros, deseaba el oro, objetivo que estaba trazado en cada uno de los seis partidos hacia la final. “Vamos paso a paso, tenemos que hacer un buen torneo, los rivales cuentan, pero nuestra mente está más fuerte que nunca, mentalizadas en el oro, eso lo sabemos desde el primer día de las concentraciones”, respondía en su momento.

México está más fuerte que nunca en el aspecto mental, las lesiones les dieron ánimos y el camino a la gloria es similar al que vivió Cristo en el Calvario, pero hoy tendrán la última palabra contra los coreanos. Que llegue el oro.


Sigue toda la cobertura de Río 2016 AQUÍ