Rommel Pacheco y Jahir Ocampo se quedan sin medalla

Mexico, 2016-08-10 15:42:27 | Redacción ESTO

POR HÉCTOR REYES

ENVIADO

RÍO DE JANEIRO.- Los clavadistas Rommel Pacheco y Yahir Ocampo finalizaron en la quinta posición de los clavados sincronizados, desde el trampolín de tres metros al sumar 405.30 unidades, en la competencia en donde China perdió su reinado y el encumbramiento de la Gran Bretaña y Estados Unidos, en una competencia realizada bajo la lluvia, viento y con el agua de la piscina de color verde, en el marco escénico que encendió la luminaria justo cuando los mexicanos realizaron su última evolución.

El Complejo Acuático María Lenk lució una pobre entrada, que enfrío todavía más los ánimos de una competencia con un final inesperado, con la medalla de oro de la Gran Bretaña, con la pareja formada por Jack Laugher y Chris Mears, con un total de 454.32 puntos, seguidos por la representación estadounidense formada por Sam Dorman y Mike Hixon; con una diferencia de 4.11 unidades. En tanto, el binomio mexicano computo en el total de los seis clavados 405.30.

También puedes leer: Sigue toda la cobertura de Río 2016 AQUÍ

El primer clavado ubicó a México en el sexto puesto entre los ochos competidores, solo detrás de Estados Unidos y Brasil. La diferencia en relación con China solo era de tres puntos, en el primer clavado obligatorio, el clavado atrás (201B), con un grado de 2.0. Las calificaciones fueron de ochos y medios.

México segundo en el orden de aparición detrás de los alemanes. En su segundo salto, mejoró en la ejecución y sincronía, con una entrada impecable.

La piscina siguió teñida de verde, poca gente en las tribunas, en un deporte que históricamente se distingue por llenar los asientos con aficionados. Luego de dos rondas, México se mantuvo en el sexto puesto, con un clavado de 50.40 puntos; el juez Anatoliy Golovan fue quien calificó la ejecución del clavado inverso más baja con un ocho, el resto ochos y medios. China, los aventajó por 6.60 puntos.

Clavados libres, los mexicanos que se habían distinguido por sus consistentes actuaciones ejecutaron la dos y media vuelta al frente con dos giros (5154B), con un grado de 3.4 y estuvieron atentos ambos a la calificación de los jueces. El frío y viento entume a los clavadistas que necesitan estar sueltos, principalmente de los hombros, y luego de tres rondas, Rommel y Yahir abrigan esperanzas al colocarse en el tercer puesto de la competencia.

También puedes leer: ¡Cae el campeón! México se regresa en primera ronda de Río 

El cuarto salto ornamental de los mexicanos se pierde en la entrada al romper la sincronización, aunque habían tomado suficiente altura, pero la gran oportunidad de meterse en la pelea, el dos y media vueltas inversas con un giro y medio solo alcanza una calificación de 69.30 unidades y se ubicaron en el quinto puesto. China falló el mismo clavado de los mexicanos y la Gran Bretaña ya se ubicó en el primer sitio, seguido por los Estados Unidos.

Para la quinta ronda, Rommel y Yahir presentaron el clavado dentro de su repertorio, las tres y media vueltas adentro, con calificaciones inconsistentes que fueron de 8.0, 6.5 y 7.5, un poco mejor, pero baja en la sincronía. Lo que sentenció la competencia en contra del equipo mexicano. Los chinos subieron a la segunda posición.

Vendría un escándalo que involucra a los mexicanos, con Rommel y Yahir, solicitaron la repetición del clavado, porque a mitad de la tabla encendieron las luminarias. La directora de la competencia aceptó la petición, pero el juez árbitro dijo que no era posible y se bajaran del trampolín, con la frustración de no poder repetir el salto.

Los mexicanos cerraban con su mejor evolución y de mayor grado, las cuatro y media vueltas al frente, con una dificultad de 3.8, con una puntuación de 77.52 unidades. Yahir dijo que perdió la concentración con el encendido de las luces y se desorientó en la ejecución del salto.

Rommel también se dio cuenta y corrió para solicitar la repetición.

México no protestó, salvo palabras de indignación del director de la CONADE, Alfredo Castillo.