Mireia Belmonte, la nadadora que se atrevió a romper sus limites

Mireia Belmonte podría haberse conformado con ser una más, una notable nadadora sin duda, labrarse un lucido palmarés, pero no, se atrevió a dar un paso más, a enfrentarse a sus miedos, a explorar sus límites, a soñar.

“He aprendido a jugar con la zona de confort. Esa zona que, en cuanto te alejas, descubres que puedes conseguir cosas que nunca hubieras imaginado. Fuera de ella es cuando surgen las cosas mágicas”, aseguró Belmonte.

Un cambio de mentalidad, un punto de inflexión propiciado por la irrupción en su vida, en el año 2010, del técnico francés Fred Vergnoux, alguien que, como reconoce la propia Belmonte, es “mucho más” que un entrenador, es “un psicólogo, un familiar, un amigo”. El hombre que enseñó a Mireia a soñar.

De la mano del preparador galo, Mireia Belmonte ha pasado de ser la talentosa nadadora, que con apenas 17 años se proclamó campeona de Europa de los 200 estilos en 2008 en Eindhoven, a la competidora voraz que este miércoles se colgó el oro en los 200 mariposa en los Juegos Olímpicos de Río.

También puedes leer: PARA CRITICAR HAY QUE CONOCER EL DEPORTE: JULIÁN AYALA

Un largo trayecto plagado de retos, de sacrificios, de una búsqueda constante de los límites del cuerpo y de la mente. Un camino cargado de duro trabajo. Una lucha diaria por romper con esa zona de confort, por obligarse a dar siempre un paso más.

“Fred -Vergnoux- saca lo mejor de mí en el agua. Me hace pensar en conseguir grandes retos y hace que me sorprenda a mí misma cada vez que me supero”, reconoció Mireia Belmonte en las páginas del libro “A por más”.

Desafíos que han llevado a Belmonte a ampliar su programa, a enfrentarse a nuevas distancias y a nuevas modalidades, como las aguas abiertas, siempre en busca de elementos que mejorar, detalles que pulir, centésimas que rebajar.

Una evolución física y técnica a la que se une una fortaleza mental que ha ido forjando a base de competir con las mejores. Mireia ha nadado más que nadie. Contra todas y en todas partes. No ha rehusado ningún combate. Piscina corta, larga, Copa del Mundo, Europeos, Mundiales. Siempre luchando por lo máximo hasta convertirse en una competidora implacable.

Exigencia que ha obligado a Mireia Belmonte a someterse a una preparación extenuante. Jornadas de entrenamiento inacabables. Trabajo en la piscina, en seco, concentraciones en altura, con inclusiones en las más variopintas especialidades como el esquí, la carrera de montaña o, incluso, sesiones de boxeo.

También puedes leer: MIREIA BELMONTE CONQUISTA EL ORO EN LOS 200 MARIPOSA

Todo bajo el más estricto control. Nada ha quedado a la improvisación. Desde ponerse las zapatillas cada vez que salía de la piscina a las horas de sueño o la alimentación. Todo ha estado medido, pautado. Ningún detalle es intrascendente.

“Descansar, comer y recuperar es un entrenamiento tan importante como el de la piscina o el gimnasia”, insistió Belmonte. El “entrenamiento invisible”, la distancia que separa estar o no el podio, la diferencia entre el color de las medallas.

Un trabajo que ha permitido a Mireia Belmonte sumar a las dos medallas de plata que se colgó hace cuatro años en los 200 mariposa y los 800 libre en los Juegos de Londres dos nuevos metales en Río tras colgarse el bronce en los 400 estilos y el oro que logró el miércoles en los 200 mariposa.

El escenario donde Belmonte luchará por volver a subir al podio en los 800 libre, la última prueba que le queda por disputar en la cita olímpica.

Para ello, Mireia Belmonte seguirá fiel al camino trazado. Cada día es un nuevo reto, cada prueba una oportunidad de ofrecer lo mejor. No caer atrapada en la complacencia del éxito, ni anclarse en la decepción de la derrota. Soñar, seguir soñando, buscar la magia, escapar de la zona de confort.

Sigue toda la cobertura de Río 2016 AQUÍ

Sirenas mexicanas quedan en octavo lugar

El equipo mexicano de nado sincronizado concluyó en el octavo lugar en el Mundial de Natación

Ryan Lochte ofrece disculpas por incidentes en Río de Janeiro

El estadounidense Ryan Lochte pidió este jueves disculpas públicamente por los incidentes que protagonizó el pasado fin de semana y que el nadador intentó justificar inicialmente con un falso atraco a punta de pistola.

James Feigen pagará multa de 10.800 dólares para regresar a EEUU tras escándalo

El nadador estadounidense James Feigen deberá pagar una multa de 35.000 reales (unos 10.800 dólares) para que la Justicia autorice su regreso a Estados Unidos después del polémico incidente que protagonizaron el domingo pasado en Río de Janeiro.

Policía brasileña acusa a nadadores de EUA de mentir sobre asalto

Los cuatro nadadores estadunidenses, que el pasado domingo dijeron haber sido víctimas de un asalto, mintieron para tratar de salir indemnes de vandalismo en una gasolinera de Río de Janeiro, dijo hoy la policía local, que impidió a dos de los atletas volver a su país.

LO ÚLTIMO
LO MÁS VISTO
Newslwtter
NOTICIAS